Sin ti también estoy bien ♥

Dedicado a aquellos que aman demasiado. 
Nadie puede dar lo que no tiene… 
Sólo cuando estás bien contigo mismo puedes estar bien con los demás. 
Sólo cuando manejas tu soledad puedes manejar una relación.

Necesitas valorarte para valorar, quererte para querer, respetarte para respetar y aceptarte para aceptar, ya que nadie puede dar lo que no tiene dentro de sí.

Ninguna relación te dará la paz, que tu mismo no hayas creado en tu interior.
Ninguna relación te brindará la felicidad que tú mismo no construyas.

Sólo podrás ser feliz con otra persona cuando seas consciente que eres feliz incluso cuando no está a tu lado. Sólo podrás amar siendo independiente, hasta el punto de no tener que manipular ni manejar a los que dices querer.

Dos personas que se unen por el deseo de hacerse feliz la una a la otra, fracasarán con el tiempo… Dos personas que se unen con el fin de compartir su felicidad propia, lograrán una felicidad duradera, y sin ser su fin, harán feliz a la otra.

Para amar necesitas una humilde autosuficiencia, necesitas autoestima y la práctica de una libertad responsable. Pretender que otra persona nos haga felices y llene todas nuestras expectativas es una fantasía narcisista que sólo trae frustraciones.

Por eso, ámate mucho, madura, y el día que puedas decirle al otro: “Sin tí también estoy bien”… ese día estarás más preparado para vivir en pareja.

“No he venido a este mundo a cumplir tus expectativas.
No has venido a este mundo a cumplir mis expectativas.

Yo hago lo que hago.
Tú haces lo que haces.
Yo soy yo, un ser completo aun con mis carencias.
Tu eres tú, un ser completo aun con tus carencias.

Si nos encontramos y nos aceptamos,
si nos aceptamos y nos respetamos,
si somos capaces de no cuestionar nuestras diferencias
y de celebrar juntos nuestros misterios,
podremos caminar el uno junto al otro;
ser mutua y respetuosa, sagrada y amorosa
compañía en nuestro camino.
Si eso es posible puede ser maravilloso.”
[cita basada en la Oración Gestáltica de Fritz Perls]

PARA TI QUE HAS LEÍDO ESTA REFLEXIÓN:

Evalúa quién estás siendo en tu pareja, o donde estás parado para iniciar una relación más sana.
Evalúa si te consideras dador, tomador, dependiente, autosuficiente, indiferente, amoroso, víctima, victimario, acosador, etc.
Trabaja en mejorar los puntos débiles para tu crecimiento como ser humano. Luego te sentirás mejor y redundará en beneficio para ambos.
Envía esta reflexión a otra persona, para que también le pueda hacer bien

Lo que me gusta de ti

Lo que me gusta de ti,
No es tu belleza.
La belleza es que existe en nosotros.

La belleza es un concepto.
Y la belleza es triste.
Es triste en sí mismo,
Pero, por si sirve de fragilidad e incertidumbre.

Lo que me gusta de ti,
No es su inteligencia.
No es su espíritu sutil
Así ágil, tan brillante,
– A granel en el cielo de la mañana montaña Ave.
Tampoco es su ciencia
Los corazones de los hombres y las cosas.

Lo que me gusta de ti,
No es su gracia musical
Sucesiva y renovada a cada instante,
Grace aire como su propio pensamiento.
Grace preocupante y satisfactorio.

[…] Lo que me encanta de su naturaleza,
Hay un profundo instinto maternal
En su flanco abierto como una herida.
Ni su pureza. Ni su inmundicia.
Lo que me gusta de ti – me lamenta y me consuelan!
Lo que me gusta de ti, es la vida “

[Manuel Bandeira, Madrigal en la melancolía: Poesía completa y prosa / The Rhythm Dissolute, Río de Janeiro. Nueva Aguilar

Javier Heraud – Poeta Peruano