Le quiso jugar una broma a su perro después de tiempo sin verlo. Lo que ocurre es ADORABLE

Claro que los perros son mascotas excesivamente cariñosas. Basta con que nos vayamos unas horas para que nos festejen el regreso. Para ellos es como si nos fuéramos para siempre y en realidad así lo sienten. Nosotros entendemos y asumimos que volveremos siempre a casa, pero los perros no tienen esa capacidad, así que solo nos queda festejar con ellos cada vez que volvemos a casa. ¡Explosión de felicidad!

Nando Brown se fue de viaje a Holanda por un buen tiempo. Él extrañaba mucho a su compañera Fizz, y seguramente ella también lo extrañaba a él. Pero en lugar de volver y presentarse a ella de frente, decidió jugarle una bromita. Así que se tapó y se escondió para que Fizz lo encontrara. Claro que no contaba con el olfato de Fizz, pero la intención es lo que cuenta.

¡Simplemente adorable!