Frases para motivar tu día a día

uscamos constantemente una respuesta a todas las incógnitas que nos sorprenden a cada paso. Cada amanecer es una experiencia renovadora. Para algunos, una nueva oportunidad, para otros, un nuevo desafío. Qué es la vida sino un aprendizaje permanente donde tenemos en nuestras manos la posibilidad de aprender a vivir: construir, perseguir las metas, levantarse mil veces, superar las pruebas. Ante todo, existe una avidez por encontrar algún consejo, algún refugio en expresiones que lleguen a nuestros oídos como un aliciente cuando nos sentimos mal, como una luz, cuando no encontramos el camino, como un motivo para volver a empezar. Aquí te dejamos algunas frases seleccionadas por César Lozano que contribuyen en gran medida a elevar la autoestima.

Aquí algunas de estas frases alentadoras

 “En este día, tu presencia puede iluminar u oscurecer, alegrar o entristecer, motivar o hacer desfallecer. Depende de ti. ¡Animo!”

En esta frase, el autor intenta decirnos que depende de cada uno de nosotros hacer que el día en que estamos viviendo sea el que necesitamos que sea. En nuestras manos está el poder de hacer brillar o de oscurecer nuestro día a día.

“Es bueno recordar que el físico atrae, pero la personalidad enamora.”

La belleza no lo es todo. Ni más ni menos es lo que nos quiere decir con esta frase, pues, la belleza entra por los ojos, pero con el correr del tiempo, con el trato diario, la belleza comienza a ocupar un segundo plano donde el carácter, la forma de ser, la personalidad de cada uno es lo que realmente cuenta. La belleza es simplemente efímera y volátil, lo demás es lo que cuenta.

“No es que aguante menos o que ya no te quiera, es que ahora si me quiero”

Aprender a valorarse, a veces viene con el tiempo. Al principio de toda relación apostamos demasiado por nuestro compañero, pero al cabo de un tiempo, vemos la otra cara de las circunstancias, y empezamos a cambiar de actitud con respecto a la otra persona, que comienza a creer que dejamos de amar, pero lo que suele suceder es que hemos aprendido a valorarnos y respetarnos más. Primero debemos amarnos para aprender a amar verdaderamente al otro. La persona que esté a nuestro lado debe comprender que daremos por ella tanto como sea posible siempre y cuando eso no implique pasar por encima de nosotros mismos.

“El celoso no sufre tanto por lo que ve, sino por lo que se imagina” – Anónimo.

Efectivamente, los celos tienen la capacidad de cegar a las personas que los padecen. Las personas celosas se cierran completamente a cualquier tipo de razonamiento, no piensan, no analizan y sufren de más con la sola sospecha. No comprenden que es mejor cerciorarse de si sus dudas tienen o no sustento, pues creen que reaccionar de buenas a primeras es lo mejor, pero no es así. El celoso puede arruinar todo lo que le costó construir en un segundo, solo por no darse la posibilidad de confirmar lo que sospecha.

“En los negocios y en el amor, tu nivel de expectativas define lo que obtendrás. Espera más porque te mereces lo mejor.”

Es así, de la misma manera en que nos trazamos una meta de altas expectativas en materia laboral, debemos hacerlo en el amor. Nosotros sabemos que hemos trabajado muy duro para conseguir todo lo que nos proponemos, entonces, también en el amor, lo hemos dado todo, ya lo hemos visto todo: amores erráticos, esperanzas fallidas, tristezas y angustias. Esperar lo mejor que la vida nos quiera ofrecer debe ser la consigna, porque sabemos que es lo que nos merecemos.

“Negociar: Es el arte de convencer a otro de lo que uno quiere. Pero la negociación más difícil es convencernos a nosotros mismos de lo que es realmente mejor.”

Cuanta verdad. Somos grandes promotores de lo que es mejor para los demás, pero a la hora de la verdad, cuando es nuestra vida la que está en juego, qué difícil nos resulta darnos cuenta de lo que tenemos frente a nuestros ojos. Es complicado entender que, por ejemplo, estamos con la persona equivocada, sufrimos, nos desgarramos de dolor, pero no queremos entender que lo mejor que podemos hacer es dar un paso al costado, tan simple como complicado.

“Hoy no olvides que atraes a tu vida lo que más piensas o lo que más sientes”

Dicen que, con los pensamientos, según sean positivos o negativos, atraemos a nuestras vidas las cosas buenas o las malas. Puede ser, de cierta forma, si nos convencemos de que no nos va a salir un trabajo o una beca, o un viaje, nos estemos predisponiendo para que todo nos esté saliendo mal, no porque eso sea cuestión de mala o buena suerte, no es el azar el que interviene, sino, que está en nosotros buscar la manera de salir adelante, de luchar por lo  que soñamos, de levantarnos mil veces de los pozos más profundos y seguir caminando. Solo nosotros tenemos el poder de lograr lo que queremos, pero para ello debemos quererlo, desearlo con todas nuestras fuerzas.

 ‎”El sufrimiento aparece cuando la razón o el corazón quieren cambiar la realidad ante lo que no puedo cambiar” La aceptación libera.

Es verdad que solo aceptando la realidad que nos toca vivir y buscar los mecanismos para superarla, es lo que realmente nos libera del dolor. Es muy difícil, pero nada es imposible cuando tenemos la capacidad de desarrollar la certeza de que nada pasa porque sí. Piensa siempre que si estás atravesando por un momento complicado es porque tienes la capacidad de superar esa prueba y por ende, aceptar ese momento de dolor como un reto a superar, aprender y volver a vivir.