Qué hacer cuando el amor se acaba?

Si ya no hay nada entre ustedes, no se ponen de acuerdo para luchar juntos para salir adelante y solo van causándose más dolor, más peleas… vale la pena seguir así?

Cuando el amor se acaba, algo en la relación de pareja se va extinguiendo, eso que alguna vez hizo efervescencia se va evaporado poco a poco. Lo sabemos, los sentimos, pero muchas veces por efecto de la costumbre o por una actitud de negación ante la realidad no queremos asumir lo que tenemos frente a nuestros ojos.

El temor a lo que hay detrás de la puerta que lleva mucho tiempo de estar cerrada no siempre nos permite pensar en nuestra relación: si vale o no la pena seguir adelante cuando ya no somos los mismos que fuimos, o hemos llegado al punto de sentir que compartimos la vida con un extraño. Antes de tomar esa decisión que cambiará el rumbo de nuestras vidas debemos estar seguras de si ya no queda nada por rescatar o si estamos en el camino correcto.

Si algo se rompió entre los dos, es muy difícil que el tiempo pueda reconstruir las piezas rotas. Muchos y diversos pueden ser los motivos de la ruptura, lo cierto y lo concreto es que tomar una decisión, hacer un quiebre y dar la vuelta la página implica salir de los guiones a los que venimos acostumbrados, mal o bien, es lo que hacemos mecánicamente todos los días. Los cambios, cualesquiera que sean, siempre nos asustan.
Algunas claves para saber si se debe romper la relación de pareja

Revisa primero si en verdad tus sentimientos han cambiado

Solemos saberlo todo con una mirada que encierra muchas cosas sin palabras. Si al verlo a los ojos, nos parece que ya no nos despierta los suspiros que antes despertaba en nosotras. Piensa que cuanto más tiempo dejes pasar, será mucho peor, para ti por alargar la agonía y para él por no darse la oportunidad de encontrar a un nuevo amor.

¿Aún se dicen te quiero?

Pareciera que ya no tiene importancia cuando el tiempo pasa, pero no es así. Son las palabras mágicas que sostienen como un pilar fundamental tu relación a través de los años. El día que los te quiero desaparecen, pareciera que todo comienza a derrumbarse lentamente. Piensa si llevan mucho tiempo de no decirlo y de no decirlo dulcemente, con amor mirándose a los ojos, esa es una importante llamada de atención de que algo no está funcionando bien, cuando las palabras de cariño han huido para ser reemplazadas por la vida rutinaria.

¿Hacen todavía planes juntos?

Es un síntoma notorio. Cuando organizan actividades para realizar fuera de la casa, piensan siempre en común, pero cuando algo falla en la pareja, es casi una reacción inconsciente que lo hagan por separado. Tú planificas algunas salidas con tus amigas y él prefiere salir con amigos, ir a visitar a alguien o armar un juego de fútbol un fin de semana. Cualquier excusa comienza a ser buena para estar separados y lejos de casa mucho mejor. Parece que no tiene importancia, pero piénsalo, es una señal.

¿Han dejado de dormir juntos, pese a compartir el mismo lecho?

Es cierto que con el tiempo la pasión va disminuyendo, pero ello o significa que algo malo pase con la relación, pues ese mismo fuego se aviva de todos modos. Sin embargo, cuando en la pareja la pasión no solo disminuye, sino que también desaparece y el fuego se apaga hasta llegar al punto de sentir que se comparte la cama con un extraño, eso definitivamente significa que la relación se ha extinguido, sobre todo, si ninguno de los dos hace nada al respecto.

¿Han atravesado por la infidelidad?

Reponerse de una infidelidad, es algo que no todas las parejas son capaces de superar. Hay que tenerse mucho amor, colocar en la balanza toda una vida juntos, estar seguros de que si toman la decisión de continuar deberán dejar atrás los temores por volver cuestionarse nada al respecto. No siempre es así de simple, queda la duda sembrada, el miedo de que vuelva a pasar y quizás el amor ya no sea el mismo y esté con una fisura importante que no han sido capaces de sanar. Cuando ni el tiempo pudo cicatrizar las heridas, entonces, todo termina.

¿Se ha hecho presente la agresividad?

Es probable que no haya golpes, pero la regresión verbal, las ofensas constantes, diarias abren heridas profundas en el alma que son muy difíciles de sanar. Parece un mal menor pero no lo es. Son actitudes violentas y quién sabe si puede llegar a ser mucho peor con el tiempo. Si este es tu caso, realmente debes analizar si vale la pena continuar o dar marcha atrás en tu relación y esperar a alguien que realmente te de paz.

Recuerda que nunca será tarde para volver a empezar. Si sientes que has perdido el norte en tu relación, que ya las cosas no son como quisieras o como las soñaste, siempre será mejor animarte a tomar la decisión correcta. No te prives de la oportunidad de encontrar al amor de tu vida y ser feliz.