Carta a una amiga que perdío su autoestima

Yo también tengo, como millones de mujeres en el mundo, mil cosas por hacer: tengo hijos, un trabajo, una casa y un esposo con el cual compartir. Pero duermo hasta tarde los domingos, duermo tranquila aun cuando deba hacer tantas cosas. Como todos, necesito descansar y no me da remordimiento hacerlo; duermo dulce y plácidamente, reconforto mis ganas, mi entusiasmo y energías y vuelvo a empezar. Me gusta hacer “nada” cuando puedo, así libero mi mente de tantos “compromisos” que me llevan al estrés.

También me miro al espejo muchas veces y me digo “¡qué bella estás!”; al escucharme me sonrojo y sonrío; cuando te conté lo que yo hacía, que me hablaba, solo logré un ataque de risa en ti y recuerdo las palabras que dijiste: “yo nunca me miro al espejo, si acaso por 2 segundos y ya”; pues ya lo sabes, yo sí me aprecio,
me aplaudo, me hablo… Me disgusta cuando dices “¡estoy fea, no tengo la cintura como quiero!”, o esa vez que me dijiste “Me voy a encontrar con Juan” y la emoción duró un segundo, pues de inmediato te recriminaste: “cuantos años y yo trabajando igual, con la misma ropa, no tengo carro y ni un apartamento propio”… ¿Cómo es posible volver un momento de emoción y reencuentro en una tragedia monumental? ¡Oh por Dios! Has tenido nuevos amores, nuevos amigos, aprendiste un nuevo idioma, has viajado, aprendiste de cocina, has vivido y experimentado, has bailado, has comido los banquetes que has querido, has, has, has… ¿Por qué te fijas solo en lo negativo? Cuántos quisieran hacer tanto como tú, llevar la vida que tu llevas, tener buena salud y simplemente vivir.

A ti, mujer sin autoestima, quiero hacerte comprender lo siguiente: si te aplaudes por tus logros (que son muchos), si te miras al espejo y te besas, si te abrazas, si haces “nada” en una tarde y dedicas ese tiempo para ti, tu autoestima se verá renovada, aparecerá una nueva mujer llena de ganas, entusiasmo y amor. Ya no verás como anormales mis acciones, como aquella de sentarme en un parque, quitarme los zapatos y tocar el pasto, mirar a lo lejos y solo pensar, disfrutar colores, disfrutar del viento. ¡No sé si estoy loca! Y si lo estoy, lo disfruto inmensamente.

Mujer sin autoestima: Cuando digo que quiero emprender un nuevo hobbie, no me digas “eso te quita mucho tiempo”; créeme, yo lo disfruto y sí, quita tiempo, pero me gusta y lo hago con placer. Yo de ti me creo el cuento, estás aquí para disfrutar cada momento, para disfrutarte a ti misma, bella e inteligente mujer.

6 tips para mantener tu mente aquí y ahora:

1.Recuerdo que mi viaje en la tierra, como el de todos, tiene fecha de caducidad, eso me da la energía interior para regresar mi atención al presente.
2.Pienso que a donde va mi atención va mi energía y a donde va mi energía las cosas crecen. 
3.Coloco mi mano suavemente en el centro de mi pecho, y percibo los latidos de un corazón que vive el presente.
4.Respiro suave y profundamente, me muevo con calma, apreciando la belleza de cada movimiento, cada inhalación, cada latido, regresando al presente a través de esas sensaciones e impresiones.
5.Medito por lo menos 10 minutos al día sobre lo bueno que ha llegado hoy a mi vida.
6.Doy gracias por lo que tengo aquí y ahora.


Fabula del Balsero y el Estudiante

Un día, un joven estudiante naturalista sube con su auto a una vieja balsa comandada por un viejito, de cuerpo fuerte y alma concreta. En el viaje el joven, sorprendido por la inmensidad de paisajes del lugar, se bajo de su auto y le pregunto al viejito que estaba ocupado con su trabajo:

-Buen día señor, veo que ustedes esta hace mucho que esta en este “rubro”
– Si, toda mi vida fui balsero
-Vea usted, ¿y siempre recorrió este mismo camino que estamos recorriendo ahora mismo?
-Si, es un camino muy transitado, que me deja el dinero necesario para vivir…
-Entonces sabrá usted que son esas hermosas piedras que veo a la orilla, como se llaman?
-No señor, disculpe que no sepa responderle, pero no se como se llaman esas hermosas piedras…
-Ahhh, entonces, amigo, ha perdido una gran parte de su vida por no conocer la amplia variedad de estas piedras hermosas

El balsero, sin saber que responder, siguió dirigiendo la balsa, mientras el Estudiante observaba el paisaje.
En un momento el Estudiante vuelve a dirigir la palabra hacia el balsero, y le pregunta:

-Usted sabe que son esas hermosas flores, de los colores mas variados, que florecen a la orilla de estas aguas?
-No señor, no lo se. Se que son flores, pero no se que flores son.
-Ahh, entonces, amigo, usted ha perdido otra gran parte de su vida al no conocer la hermosa variedad de flores del lugar…

El balsero, nuevamente sin decir nada, continuo con su viaje por el rio, mientras el Estudiante observaba la naturaleza.
En un momento, el Estudiante volviendo a dirigir la palabra al Balsero, le pregunta:

-Disculpe, usted sabe como se llaman esos hermosos peces que nadan por las cristalinas aguas de este rió?
-No señor, solo se que son peces, pero no se sus nombres y nada referido a ellos.
– Ahh, que lastima, entonces, sepa usted que ha perdido una gran parte de su vida al no saber nada de peces, ni de flores, ni de rocas…

Al momento siguiente, el balsero se da cuenta que la balsa comienza a hundirse de forma rápida, y le pregunta al Estudiante:

-Disculpe, usted sabe nadar?
-No, no lo se, nunca se me dio la oportunidad para aprender
– Ahh, que lastima, entonces amigo, sepa que usted va a perder toda su vida!

Moraleja: A veces, las cosas mas estupidas o que nunca usamos, son las que nos pueden “salvar” la vida en precisos momentos… El estudiante podía saber muchas cosas sobre la naturaleza, pero no sabia lo que necesitaba para seguir en vida… Saber Nadar! algo tan simple, pero tan útil en su momento…

El paraíso en la tierra

El pueblito holandés Giethoorn, proclamado la “venecia holandesa” es uno de los lugares mas hermosos del planeta. Su superficie total es de cerca de 7 kilómetros, pero aquí hay todo lo que necesita el alma, silencio, tranquilidad, comodidad y naturaleza hermosa. En lugar de calles, autos y autobuses aquí sólo hay canoas y canales. Aquí se respira tranquilidad.

En el pueblo viven más de 2500 personas. Los habitantes locales están seguros de que una característica distintiva de su pueblo no son los canales, sino la atmósfera irrepetible de silencio y comodidad, de relax total Todos aquí respiran con la tranquilidad y paz de un pueblito tradicional holandés del siglo 18.
El transporte principal del pueblo son botes con remos o lanchas con silenciosos motores eléctricos que no perturban el ambiente de tranquilidad.
En los años 60 el director holandés Bert Haanstra mostró Giethoorn en su película, después de esto los turistas comenzaron a llegar acá con más frecuencia. Aquí se puede alquilar un bote convencional, una lancha inflable o un pequeño barco. Todos trabajan con motores eléctricos , ninguno con gasolina.
El pueblito fue fundado en el año 1230. Cuando los primeros pobladores encontraron este lugar, ellos se sorprendieron por la enorme cantidad de cuernos de cabra, dejados ahí después de una fuerte inundación. Así es como surgió el nombre de Goat horns, o “cuernos de cabra”.
Después de que los habitantes descubrieron en esta localidad muchas turbas, por eso comenzaron a cavar en cualquier lugar que se les hiciera cómodo. Con el tiempo estos huecos se llenaron de agua, se convirtieron en lagos y se unieron en una cadena de canales.

Casi todas las casas en el pueblo están cubiertas con techos de paja, zonas pantanosas llenas de cañas. En tiempos antiguos sólo las personas adineradas podían permitirse cubrir sus casas con azulejo, ahora un techo de paja es más caro.

El pueblito Giethoorn es digno de admiración y adoración. Por supuesto, no tiene la gloria y el alcance de la Venecia italiana, pero esta se diferencia cpn su encanto irrepetible y sus paisajes de belleza inimaginable. Si estuvieran aquí podrían cargar la pila del alma y estar seguros de que estos rincones existen no solamente en los cuentos de hadas.

Con el corazón roto

A veces las cosas se tuercen, y un buen día decidí finalizar nuestra relación. No aguantaba más, estaba muriendo por dentro. Ya sin ti empezó todo. Una tristeza, un vacío que sólo tú podías llenar. Nunca me había sentido tan querido, nadie me ha cuidado como tú, siempre me levantabas los ánimos en todo momento, siempre con la felicidad y la alegría que te caracteriza y tanto echo de menos.

No sé por qué pero de vez en cuando miro tus fotos de Facebook caracterizadas por salir siempre con esta sonrisa que tienes y esa felicidad que transmiten muy difícil de medir. La angustia que me coge al verlas no se puede describir, como no puedo soportar ciertas cosas para poder seguir disfrutando de ti y todo el que me aportabas.

Nadie nunca había hecho lo que tú has hecho por mí. Sé que lo darías todo para seguir conmigo, como ya sabes, yo no puedo, volvería a estar incómodo conmigo mismo. No sabes lo difícil que es para mí ver como se esfuma nuestra historia la cual inevitablemente en el tiempo sólo será un recuerdo para los dos. Mi sentimiento hacia ti es más grande que cualquier sentimiento que he tenido hacia cualquier otra persona que haya pasado por mi vida, y aun así no conseguí enamorarme locamente de ti, cosa de la cual me crea un sentimiento de culpabilidad gigante, puesto que una persona como tú no se lo merece.


Acabando con esto decirte que se me rompe el corazón cada vez que pienso en ti y con todo el que estás sufriendo, ojalá yo no fuera así y te pudiera aceptar. No quiero que te culpes de nada, si esto no ha funcionado es por culpa de mi personalidad y mi orgullo. Sólo pedirte perdón por todo lo que estás pasando, y ojalá hubiera funcionado. Lo siento. Te amaré siempre.

Después de todo te sigo queriendo

Lo siento mucho. Eres mucha mujer para mi ¡yo soy un idiota, que no te merece!

Es difícil, aceptar que aún lo amo, que son ya casi tres años viviendo con esto, con esto que me ha hecho sufrir tanto, Saber que perdí a mi mejor amigo por no a ver podido controlar lo que sentía por él. Me arrepiento de aquel día en el cual le conté lo que sentía, creo que si no lo hubiera hecho no estaría pasando por lo que estoy pasando ahora, pero me dicen, que él hubiera no existe, y duele saber que no puedo regresar el tiempo y tengo que aprender a vivir con esto. ¡EN FIN ESTA ES MI HISTORIA!

Hace ya casi tres años cuando entre a primero de secundaria, conocí a un chavo “MANUEL” (la verdad es que creí que jamás se acercaría a mi porque soy una chava muy tímida) la primera vez que me hablo fue para preguntar si tenía Facebook, yo se lo di, chateamos ese mismo día por la noche durábamos horas chateando, empecé a conocer más de el por la música, una banda derivada del rock llamada simple plan, antes de conocer a esa banda, yo odiaba el rock y sus derivados, ese día me mostro la primera canción que escuche “perfect” él decía que se identificaba mucho con su música y especialmente con esa canción. Por lo que escuchaba me di cuenta que era un chavo que sufría mucho, tenía problemas con su familia, y especialmente en el amor .Él se convirtió en mi mejor amigo era el único chavo en el que podía confiar, teníamos una gran relación de amigos, una relación que creí no encontrar en nadie más.

Después de meses me di cuenta que me empezaba a gustar, yo no me atrevía a contárselo a nadie ni a mi mejor amiga “Jazmín” ni mucho menos a él. Dure tiempo sin decirle a nadie, hasta que se lo dije a mi mejor amiga ella me dijo- dile que te gusta yo creo que también le gustas a él, total no pasa nada o algún día te arrepentirás de no haberle dicho. Yo me convencí, y creí que le gustaba. Un tiempo después me atreví a decirle, pero no se lo dije de frente si no por chat y ese fue mi primer gran error. Total, me dijo que yo también le gustaba, me emocione tanto, me pregunto –quieres andar conmigo, le dije que si no podía estar más feliz, en ese tiempo el ya no iba a la secundaria supuestamente ya no iba a estudiar.

Al siguiente día, me conecte a Facebook y para mi sorpresa tenía un mensaje que decía- perdón no podemos seguir aún tengo novia “Mirian” y no me deja, no quiere cortar conmigo y no puedo seguir contigo si aún estoy con ella espero que lo entiendas. Fue bueno mientras duro, me dolió tanto leer ese mensaje lo bueno fue que aún no lo amaba, o eso creí yo.

Quedamos como amigos, para mí no fue difícil aceptarlo porque aún tenía la esperanza de seguir intentando no quería darme por vencida aunque me dolió un poco leer ese mensaje. Ese mismo día se atrevió a pasar por la secundaria, me dijo que regresaría a estudiar- al siguiente día, en ese momento no se lo creí. Al día siguiente, era real él estaba ahí. Fue una emoción tan grande jamás me sentí tan emocionada de verlo. Nuestra relación de amigos fue como si nunca le hubiese dicho algo, platicábamos como antes, fue como si hubiera sido un sueño o más bien una pesadilla que parecía tan real, desgraciadamente si pasó.

Todo iba bien, Fernando me hablaba de sus novias, yo veía sus publicaciones palabras tan lindas dedicadas a ellas. La verdad es que no duraba mucho con cada una de ellas pero Fernando se enamoró supuestamente de cada una. Lo que yo no entendía, porque si termino con Marian, porque no logramos tener algo, la verdad es que me lo preguntaba a mí misma tantas veces, nunca tuve una respuesta en ese tiempo. Fui una estúpida porque podría decir que le rogué tanto, le preguntaba – ¿porque conmigo no puedes tener una relación?, ¿porque yo no, si te he esperado tanto?, ya es casi un año que estoy sufriendo con esto, ¿porque me dices que te espere si ya me canse de esperar? (Que absurda, ¡NO CREES!)

Hasta ese momento no tenía respuestas, solo me decía que ya había alguien más. (¡Maldita sea!, aun eso no me convencía sentía que le faltaba algo pero no lo decía).discutíamos siempre por lo mismo. Tantas veces lo bloquee de Facebook, que la verdad ya no me acuerdo. Tantas veces le dije adiós, ya no quiero saber más de ti, no quiero hablar contigo, ¡ya no! Llore tantas noches, me desvele intentando saber ¿porque yo no?

¡Al fin! Llego el día de saber, el día en que me aclararía mi más grande duda ¿por qué yo no? Empezamos a chatear, él me había buscado, me busco porque extrañaba a su me mejor amiga (después de casi 2 años) me pidió perdón ese día. (Aún recuerdo sus palabras) -¿quieres ser de nuevo… mi amiga? (me quede pensando- ¿Por qué no su novia? Eso es absurdo) le dije que estaba bien (¡si así es, lo perdone!) supuestamente el ya había cambiado, y yo lo creí. Chateamos, hablamos de todo lo que no nos habíamos contado de casi 2 años nos adentramos más en lo amoroso, el empezó yo no quería abordar el tema. Dijo que le había ido muy mal, me pregunto si tenía novio, como me había ido, etc. Me atreví a preguntarle:

Yo -¿Por qué yo no?
El –la verdad no quiero lastimarte,
Yo –creo que ya lo hiciste sin quererlo
El- lo siento mucho eres mucha mujer para mi ¡yo soy un idiota, que no te merece!
Yo- porque no lo dijiste antes creí que yo no te gustaba
El- no es así. Me gustas mucho pero eres mucho para mí (La verdad no recuerdo muy bien los mensajes, pero fue algo así). Sacamos otro tema chateamos horas, yo me tenía que despedir, antes de despedirme le dije
Yo -porque no lo intentamos.
El – no lo sé, es difícil, déjame pensarlo
Yo – está bien te espero, igual yo tengo que pensarlo.
Nos despedimos, dormí esperando su respuesta estaba muy entusiasmada.

Al siguiente día, iba en camión directo a la secundaria jazmín iba conmigo y noto una gran emoción en mi rostro. Logre conectarme a una red WI-FI y él estaba conectado, le dije:

Yo- hola
El- hola
Yo- y que dices
El- perdón no puedo hay alguien más, y aparte no te amo (En ese momento no pude controlarme y… Deje caer una lágrima, tome un suspiro y limpie mi rostro) y le conteste:
Yo-¡OO! no te preocupes estaré bien, ¡perdóname! Pero no puedo ser tu amiga, dame tiempo, ¡que seas feliz! ¡Te amo!
Así como, Jazmín noto la gran felicidad y emoción en mi rostro, así de rápido noto que se borró mi sonrisa y le conté lo que estaba pasando.

Al llegar a la secundaria, creo que todos notaron mi rostro pero no les quise decir nada. Ese día me sentía muy mal, no quise salir a receso ni comer nada. Me quede sola en el salón, era una buena oportunidad para sacar lo que no pude sacar en el camión. Pero tuve que tragarme las lágrimas porque entro alguien al salón. Tenía que aguantarme hasta llegar a mi casa, y encerrarme en mi cuarto.

Pasaron meses, para poderlo superar y salir adelante. Recuerdo que la última vez que lo vi, paso a un lado de mí, lo único que dijo fue -¡perla! Yo muy fría le dije -hola tomo mi mano seguimos caminando y sentí que no me quería soltar. Sentí muy lindo en eso momento. No entiendo por qué se comportó así conmigo.

El hombre que yo quiero…

Cuando me enamore de nuevo, espero que sea de alguien bueno, alguien que me haga perder el suelo, de alguien me haga conocer el cielo.

Es cierto que en el pasado, me conforme con lo poco que me daban, era inocente, torpe e inconsciente de todo el amor que en realidad merecía, de todo ese amor que hoy pretendo, y exijo, porque sé que no merezco menos de eso.

Con el paso de los años, he aprendido a conocerme, a saber a ciencia cierta qué es lo que quiero, sé que quiero un hombre sincero, un amor completo, que me acepte con todos mis defectos, que me ayude a corregir mis errores, que perdone mis desaciertos.

Me parece tan triste que existan tantas parejas que permanecen juntas incluso con su indiferencia, que se conforman, que se acostumbran a un amor mediocre, un amor que los limita, que los estanca, que los amarra. Falta de amor propio, o tal vez miedo a la soledad.

Después de algunas experiencias, he aprendido que no puedo tolerar a alguien que no se exija a sí mismo, que se conforme con las oportunidades que llegan, que no sé limite a mirar afuera, a arriesgarse, a atreverse a experimentar la vida en sus tantas facetas.

Cuando me enamore, espero que sea de alguien que me rete intelectualmente, a alguien que discuta mis ideas, que me alegue, que me haga entender que no todas mis afirmaciones son ciertas.

Quiero a alguien que sepa con certeza el camino que ha de recorrer para alcanzar sus metas, quiero a alguien que sueñe, que se ilusione, que crea en los milagros, que se esfuerce por cumplir sus promesas.

Quiero un hombre que sea seguro de sí mismo, que no lo opaque mi fuerza y mi inteligencia, no soy una mujer fácil, necesito a mi lado a un hombre que comparta mis rarezas, a alguien que se haya equivocado, porque eso significara que lo ha intentado, quiero a alguien que me cuente historias, que nunca se acabe el tema de conversación, ni sus ideas sobre la cama o frente a frente en la mesa.

Quiero a alguien que me respete, que incluso en nuestras diferencias, me tolere, a alguien que me escuche, que bese mi frete y cando esté ausente, me defienda.

Tal vez este exigiendo demasiado, pero creo que merezco a alguien que no tenga miedo de amar; sé que cuando lo encuentre, no lo dejare escapar, sé que cuando me encuentre, nos reconoceremos, nos entregaremos sin miedo a lo que venga.

“Sé que estará para mí, como yo lo estaré para él.”

Gracias por entrar a mi vida en el momento que más lo necesitaba

Me hiciste sentir segura y me olvidé de esa armadura que cargaba conmigo día a día.
Siempre he pensado que en toda relación hay momentos maravillosos, pero también momentos que te enseñan a ser más fuerte y unidos como pareja, momentos que marcarán la relación y a cada uno para siempre. Pero cuando pasan estos momentos no pensamos en la persona que tenemos al lado, en cómo nos hizo cambiar o cómo entró a nuestra vida.
Cuando te conocí supe que harías toda una revolución en mi historia, fueras mi pareja o no. Sabía que serias la razón de mis sonrisas, que serias mis ganas de superarme en todos los aspectos. Y así fue. Cambiaste todo mi panorama, mi manera de ver la vida, me diste motivos para superarme, me ayudaste a crecer y madurar. Me hiciste entender que no todos los hombres son iguales, que a pesar de haber tenido malas relaciones, no te desquitarías conmigo y me entregaste tu entera confianza. Me ayudaste constantemente a entender que la vida en pareja es complicada, pero que si hay amor de por medio, atención y comunicación, siempre habrá salida a cualquier problema.
Me hiciste sentir segura, me olvidé de esa armadura que cargaba conmigo día a día, porque sabía que estando contigo, no era necesaria. Para darte mi corazón al cien por ciento.
Tengo que decir que después de tantas malas experiencias tuve miedo, por primera vez tuve miedo de que esto que nos pasaba fuera mentira, de que toda la historia se volviera a repetir. Pero gracias a ti, a tu mirada tan cálida, tu apoyo incondicional, tu paciencia, tu tacto, y tu enorme corazón, toda mi perspectiva cambió. Pasaste de ser un desconocido a la persona más importante en mi vida.
Tomaste mi corazón y uniste los pedazos, me provocaste que deseara ser una mejor persona, eso es lo que más te agradezco, porque sé que si no te hubiera conocido no tendría tantas sonrisas y momentos plasmados en mi memoria.
Cambiaste mi vida, la hiciste maravillosa, la llenaste de amor y paciencia.
Me cambiaste a mí, guiaste mi camino junto con el tuyo, y para ser sincera no quiero otro camino que no sea a tu lado.
Gracias por no esquivar mi mirada, gracias por estar ahí justo en ese momento, gracias por tocar mi corazón, gracias por cada palabra, cada abrazo, cada momento que me entregas, gracias por tus secretos. Gracias por ser tú, en toda tu esencia.
Gracias por entrar a mi vida en el momento que más lo necesitaba, siendo la persona que siempre había buscado. Gracias por llenar mi vida de color.

UNA VERDADERA HISTORIA DE AMOR

“Mis padres vivieron 55 años casados. Una mañana, mi mamá bajaba las escaleras para prepararle a papá el desayuno, sufrió un infarto y cayó. Mi padre la levantó como pudo y, casi a rastras, la subió a la camioneta. A toda velocidad, sin respetar semáforos, la condujo hasta el hospital.
Cuando llegó, por desgracia, ya había fallecido.
Durante el sepelio, mi padre no habló; su mirada estaba perdida. Casi no lloró.
Esa noche, sus hijos nos reunimos con él. En un ambiente de dolor y nostalgia, recordamos hermosas anécdotas y él pidió a mi hermano, teólogo, que le dijera donde estaría mamá en ese momento. Mi hermano comenzó a hablar de la vida después de la muerte, y de conjeturas de cómo y dónde estaría ella.
Mi padre escuchaba con atención. De pronto pidió que lo lleváramos al cementerio.
“¡Papá!”, respondimos, “¡son las 11 de la noche, no podemos ir al cementerio ahora!”.
Alzó la voz, y con una mirada vidriosa dijo:
“No discutan conmigo, por favor, no discutan con el hombre que acaba de perder a la que fue su esposa por 55 años”.
Se produjo un momento de respetuoso silencio, no discutimos más. Fuimos al cementerio, pedimos permiso al velador. Con una linterna llegamos a la tumba. Mi padre la acarició, oró y nos dijo a sus hijos, que veíamos la escena conmovidos:
“Fueron 55 años… ¿saben? Nadie puede hablar del amor verdadero, si no tiene idea de lo que es compartir la vida con una mujer”.
Hizo una pausa, y se limpió la cara. “Ella y yo, estuvimos juntos en aquella crisis. Cambié de empleo…”, continuó. “Hicimos el equipaje cuando vendimos la casa y nos mudamos de ciudad. Compartimos la alegría de ver a nuestros hijos terminar sus carreras, lloramos uno al lado del otro la partida de los seres queridos, oramos juntos en la sala de espera de algunos hospitales, nos apoyamos en el dolor, nos abrazamos en cada Navidad, y perdonamos nuestros errores… Hijos, ahora se ha ido, y estoy contento, ¿saben por qué?
Porque se fue antes que yo. Ella no tuvo que vivir la agonía y el dolor de enterrarme, de quedarse sola después de mi partida. Seré yo quien pase por eso, y le doy gracias a Dios. La amo tanto, que no me hubiera gustado que sufriera…”.
Cuando mi padre terminó de hablar, mis hermanos y yo teníamos el rostro empapado en lágrimas. Lo abrazamos, y él nos consoló: “Todo está bien, podemos irnos a casa; ha sido un buen día”.
Esa noche entendí lo que es el verdadero amor; dista mucho del romanticismo, no tiene que ver demasiado con el erotismo, ni con el sexo, más bien se vincula al trabajo, al complemento, al cuidado y, sobre todo, al verdadero amor que se profesan dos personas realmente comprometidas”.

¿Buscas novia?: No uses estas técnicas de seducción

Si bien no hay una fórmula exacta para conquistar a una chica, sí existen una serie de lineamientos generales que hay que seguir para evitar que la mujer se aleje y se lleve un mal concepto de uno. 
Se trata de actitudes y comportamientos que aunque muchos creen que son los adecuados para seducir a una mujer, solo logran hacerla sentir incomoda y la ahuyentan.
La revista masculina “Men’s Health”, consultó con expertos en relaciones y psiquiatras quienes dieron a conocer cuáles son las técnicas de seducción que un chico jamás debe usar, a menos que quiera quedar mal.
1.- Enviarle fotos inapropiadas: Mientras el hombre es más visual, la mujer es más verbal a la hora de la conquista. Mandarle fotos de tus partes íntimas la espantará y te hará ver como un depravado. April Masini, experta en relaciones, recomienda llamarla o escribirle un mensaje atrevido, insinuante pero sin ser malcriado. “A las mujeres les gustan los mensajes sexys y no hay nada como el sonido de la voz de un hombre para hacer que las cosas fluyan”.
2.- Piropear sus senos o trasero: “eso no es coquetear, sino que es lascivamente espeluznante”, afirma Masini. Si bien a las mujeres les gusta sentirse sexys, uno no puede permitirse esos ´halagos´ hasta que esté en una relación de pareja. Es mejor piropear otros atributos no físicos, así mostrarás que pones atención a ella.
3.- Acosarla por redes sociales: Aunque dan ganas de revisar las redes sociales de la chica que te gusta, es mejor resistirse, recomienda el experto en relaciones, Kailen Rosenberg. “Seguirla en varias redes sociales puede ser contraproducente si no son amigos y aún no la conoces bien”.
4.- Decirle que quieres casarte con ella muy pronto: Puede ser la mujer más sexy del planeta, pero no hay necesidad de profesarle amor eterno de inmediato. “Si quieres llegar a tener algo con ella, no debes decirle esto tan pronto”, dice Rosenberg, agregando que solo te hará ver como un perdedor desesperado.
5.- Hacerte el sexy: Ser arrogante, mostrar innecesariamente tus brazos tonificados o fingir que todas quieren contigo, solo hará que ella se aleje. “Cuando los hombres tratan de ser sexys empiezan a verse poco atractivos”, dice el experto en relaciones Tracy Thomas. “Cuando no eres fiel a ti mismo, hay una desconexión con el mundo que te rodea que vuelve la situación incómoda”, explica. 
6.- Hablar de dinero: No te jactes de tu dinero, ya que das a entender que no quieres conocer a la chica porque piensas que tu dinero habla por ti mismo. Ten en cuenta que tal vez no hables de dinero directamente, pero sí tus acciones (cenas de lujo, regalos caros). Incluso si le gustas, ella sentirá que esa relación no está bien. Planifica citas no tan caras, eso le permitirá ver que eres una persona más allá de tu riqueza.