Hubiera hecho lo que fuera necesario

Hubiera hecho lo que fuera necesario, con tal de cambiar cada una de tus lágrimas, por espontáneas sonrisas.
Hubiera recorrido tantos kilómetros como ganas de abrazarte, echándole un pulso a cualquier distancia caprichosa que quisiera interponerse entre los dos.
Hubiera librado cualquier batalla, incluso una de esas en las que prácticamente has perdido antes de comenzar, para estar cerca de ti.
Hubiera perseguido mil y un sueños, los más absurdos e improbables que pudieras imaginar, sin dudarlo ni un segundo, sólo por ir de tu mano.
Hubiera derribado cualquier imposible, cualquier barrera u obstáculo que se interpusiera en tu camino, o, al menos, lo hubiera intentado.
Te hubiera cuidado como nadie, procurando que nada pudiera hacerte daño, y estando siempre ahí para levantarte del suelo las veces que tuviera que hacerlo.
Hubiera confiado plenamente en ti, más que tú incluso, demostrándote, cada día, que eres increíble, y que puedes conseguir todo aquello que te propongas.
Hubiera sido esa persona que nunca falla, ni siquiera esas veces que tendría motivos para hacerlo, esa a la que siempre podrías llamar, dando igual la hora, el lugar o el problema.
Hubiera apostado por ti, en todo momento, sin tener en cuenta las probabilidades, o, en el peor de los casos, aún teniéndolas todas en contra.
Hubiera empleado cada fracción de tiempo en hacerte sentir especial, en buscar tu felicidad, en mostrarte todas las cosas maravillosas que llevas dentro y que, por alguna razón, nunca fuiste capaz de ver.
Hubiera plantado cara a tus miedos, a tus inseguridades y temores más profundos, no para ahuyentarlos, sino para ayudarte a enfrentarlos, a vencerlos, a ganar, juntos.
Te hubiera dado tanta libertad como necesitaras, tanto espacio como pidieras, tanto tiempo como fuera necesario, sin preguntas, sin exigir explicaciones, sin juzgar.
Hubiera esperado más tiempo del que puedas contar en un reloj, sólo por estar contigo, por mirarte a los ojos, por decirte tantas cosas, sin apenas decir nada.
Hubiera parado el mundo, sólo por escucharte un minuto más.
Hubiera roto cada regla, cada límite y frontera.
Hubiera dado lo mejor.
Hubiera dado todo.

“Quiero estar soltera, pero contigo”

Isabelle Teissier escribió en Huffington Post la siguiente carta con la que más de una se identificará.
Quiero estar soltera contigo.
Quiero que vayas a tomarte una cerveza con tus amigos, para que al día siguiente tengas resaca y me pidas que vaya a verte porque te apetece tenerme entre tus brazos y que nos acurruquemos. Quiero que hablemos en la cama por la mañana de todo tipo de cosas, pero algunas veces por la tarde; quiero que cada uno haga lo que quiera durante el día.
Quiero que me hables sobre las noches que sales con tus amigos. Que me digas que había una chica en el bar que te ponía ojitos. Quiero que me mandes mensajes cuando estés borracho con tus amigos para que me digas chorradas, sólo para que puedas estar seguro de que yo también estoy pensando en ti.
Quiero que nos riamos mientras hacemos el amor. Que empecemos a reírnos porque estamos probando cosas nuevas y no tienen sentido. Quiero que estemos con nuestros amigos, para que me cojas de la mano y me lleves a otra habitación porque ya no puedes aguantarte más y tienes ganas de hacerme el amor ahí mismo. Quiero intentar permanecer en silencio porque hay gente y nos pueden oír.
Quiero comer contigo, que me hagas hablar sobre mí misma y que tú hables sobre ti. Quiero que discutamos sobre cuál es mejor, la costa norte o la costa sur, el barrio occidental o el oriental. Quiero imaginar el apartamento de nuestros sueños, aun sabiendo que probablemente nunca vivamos juntos. Quiero que me cuentes tus planes, esos que no tienen ni pies ni cabeza. Quiero sorprenderme diciendo: “Coge tu pasaporte, que nos vamos”.
Quiero tener miedo contigo. Hacer cosas que no haría con nadie más, porque contigo me siento segura. Volver a casa muy borracha después de una buena noche con amigos. Para que me cojas la cara, me beses, me uses como tu cojín y me abraces muy fuerte por la noche.
Quiero que tengas tu vida, para que decidas irte de viaje unas semanas por puro capricho. Para que me dejes aquí, sola y aburrida, deseando que salte tu carita en Facebook diciéndome “hola”.
No quiero que siempre me invites a tus juergas, y no quiero invitarte siempre a las mías. Así, al día siguiente puedo contarte cómo fue la noche y tú puedes contarme la tuya.
Quiero algo que sea simple y, a la vez, complicado. Algo que haga que, a menudo, me haga preguntas a mí misma, pero que, en el momento que esté contigo en la misma habitación, desaparezcan todas las dudas. Quiero que pienses que soy guapa, que estés orgulloso de decir que estamos juntos.
Quiero que me digas te quiero y, sobre todo, poder decírtelo yo a ti. Quiero que me dejes andar por delante de ti para que puedas ver cómo se mueve mi culo de lado a lado. Para que me dejes arañar las ventanas de mi coche en invierno porque mi culo se contonea y eso te hace sonreír.
Quiero hacer planes sin saber si al final los realizaremos. Estar en una relación clara. Quiero ser esa amiga con la que adoras quedar. Quiero que sigas teniendo el deseo de tontear con otras chicas pero que me busques a mí para terminar la noche juntos. Porque quiero ir contigo a casa.
Quiero ser esa a la que le haces el amor y después te quedas dormido. La que te deja en paz cuando estás trabajando y a la que le encanta cuando te pierdes en tu mundo de música. Quiero tener vida de soltera contigo. Porque nuestra vida de pareja sería igual que nuestras vidas de solteros de ahora, pero juntos.
Un día, te encontraré.

El mejor beso de mi vida

Hace apenas unos meses que me di cuenta que dé me estaba enamorando de mi mejor amigo, David, no lo quería aceptar porque no quería estropear nuestra amistad.
Un día en verano nos pusimos a jugar a verdad o prueba todos nuestros amigos más nosotros y nos tocó besarnos y fue el mejor beso de mi vida.
Pero él y yo nos seguimos liando con una condición que no se lo contáramos a nadie, pero no pude y al cabo de unos días se lo conté a mi hermana y a mi mejor amiga. Cuando él se enteró en una fiesta al lado del rio se enfadó mucho conmigo y me pedía explicaciones de porque lo había hecho pero ni yo misma sabia porque lo había contado al cabo de un rato me canse de seguir allí sentada oyéndolo y me marche al lado del rio y me senté a la orilla, cuando me quise dar cuenta el me había seguido y estaba a mi lado, volvimos a empezar a discutir y él se marchó bastante dolido a un banco, me dolía el verlo así que me acerque a él y le dije lo primero que se me paso por la cabeza: ME GUSTAS.
Cuando acabe de decirlo empecé a correr y me eche en brazos de mi mejor amiga llorando porque sabía que él no sentía nada por mí, durante todo la fiesta el intento acercarse a mí pero yo lo esquivaba ya que no quería oír un no. Al cabo de unos días el vino a verme a mi casa, tomándome desprevenida y hablamos de ello y empezamos a salir juntos, para mí todo era un sueño.
Llevábamos 4 meses juntos y empezaron los problemas, empezamos a discutir por cualquier cosa. El día 14 de febrero el rompió conmigo cuando llevábamos 5 meses, su razón fue que no podía confiar en mí. Me he estado culpando por ello todo este tiempo, y a pesar del tiempo que ha pasado no he conseguido olvidarlo. Han pasado dos meses desde que rompimos y lo voy a recuperar porque mis sentimientos por el merecen la pena de que por lo menos intente que volvamos a estar juntos, porque sin él, mi vida es una basura lo necesito.
Me arrepiento de haber hecho que desconfiara de mí.

Buenos Días Mi Gente

– “Quiero desearte que tengas buenos días porque una chica tan especial como tú se merece lo mejor.”
– “Desde que te conozco todos los días me parecen maravillosos porque sé que tendré la oportunidad de verte de nuevo.”
– “Me encantaría poder tomarte de la mano, decirte cuanto te amo y entonces abrazarte y besarte. Que tengas un lindo día.”
– “Tal vez sea inevitable enamorarse de una mujer tan bella como lo eres tú, sin embargo puedo ofrecerte un amor sincero como nadie más puede hacerlo. Que tengas buenos días hermosa doncella. ”
– “Los pajaritos ya están cantando porque están pidiendo de nuevo la oportunidad de ver tu radiante hermosura. Que tengas un excelente día.”
– “Quiero desearte buenos días no sin antes decirte lo importante que eres para mí y lo mucho que te quiero, ojalá pronto llegue el día en el cual me des una oportunidad de llegar a tu corazón.”

Por qué la comida, las aventuras y la atracción son las únicas maneras de encontrar a tu alma gemela

Un viernes por la noche conocí a una hermosa diosa de piel oscura. La diosa estaba increíblemente ebria cuando me aparecí. Por como jugaba con las aceitunas en su Martini, pude deducir que estaba increíblemente aburrida. Llamémosla Naomi.
Después de mirarnos a los ojos y de hablar acerca de nuestras preferencias respecto a comida, aventuras y sexo, supe que nunca funcionaría entre nosotros. Verán, una mujer mayor y muy sabia con la que salí por un par de meses hace años me dijo que la búsqueda por tu alma gemela es un tema simple.
Dijo que una conversación sobre preferencias en comida, aventura y sexo en la primera cita ahorra mucho tiempo. Desde entonces he usado el método Comida/Aventura/Sexo cuando conozco a alguien con quien pienso que podría estar. Y me ha dado fascinantes resultados.
No puedo presumir de que he encontrado a mi alma gemela aún, pero he observado que estos tres factores guían la compatibilidad más que todos los otros factores combinados. Cada uno está afianzado en las preferencias, y algunas diferencias en este tema son incorregibles y un buen indicio de que es mejor seguir buscando.
Una discusión de éstas en la primera cita puede evitarle pérdida de tiempo y sufrimiento.
Primero, hablemos de comida
Al parecer muchas primeras citas tienen que ver con comida o bebida. Cuando conocí a mi diosa de la isla el viernes, la primera pregunta que le hice fue sobre comida.
¿Has ido al lugar de sushi en esta calle?
No como pescado. O carne. Soy vegetariana. Bueno, casi… Como carne a pasto, pero no el tipo poseído, ¿entiendes?
¡Fascinante! Ahora sé que no puedo llevarla a un steakhouse o a un sushi bar. O si nos invitasen a cenar a casa de un amigo sería imposible a no ser que mi amigo fuera granjero.
Honestamente, este descubrimiento sobre Naomi fue un cuasi-punto de quiebre. O sea, podría haber sido peor. Podría haber sido una de esas veganas anti gluten que insisten en comer en restoranes y hacer problemas con cada pedido. Realmente molesto. Naomi parecía ser simpática, así que decidí seguir adelante.
Ahora hablemos de aventura
El tiempo libre es limitado, así que el cómo decides pasarlo es importante cuando se trata de entablar una relación exitosa y satisfactoria con otra persona. Después de que Naomi y yo termináramos de hablar de comida, le hice la pregunta: “¿Alguna vez has saltado en caída libre?”
“Dios, no”, respondió rápidamente con una sonrisa. Supongo que mis deseos de manejar rápido, explorar junglas y saltar de aviones está fuera del menú. Lástima. Le hice otra pregunta: “¿Te gusta acampar?”
“Sí, amo acampar. Amo estar en una tienda de campaña bajo las estrellas tanto como adoro quedarme el resorts 5-estrellas en Portofino. Es probable que haya salido a acampar con mis hermanos todos los fines de semana durante la enseñanza básica. Amo el olor de una fogata”.
Sonrió.
Okay, así que le gusta la actividad pesada además de ser claramente sofisticada. Portofino es un destino turístico náutico en la costa de Italia. ¡Las cosas empiezan a verse bien!
Seguimos hablando sobre nuestras preferencias. Está de acuerdo con casi todas mis ideas de aventuras, pero irónicamente no le interesa hacer salto de caída libre. Así que la relación podría funcionar si me convierto en granjero y no la hago saltar de un avión.
Al hablar con una posible pareja acerca de aventuras, siento que es importante descubrir el rango de actividades en los que él o ella estén interesados. Oh, y hacer muchas preguntas también.
Finalmente, sexo. Hablemos de sexo
Sé que es tabú hablar abiertamente de sexo en la primera cita, pero es tan, TAN importante. El entendimiento que una persona tiene sobre sexo y su voluntad de hablar sobre ello es un factor clave en la formación de una relación exitosa. Algunas personas temen conversar el tema, lo que está bien para algunos. Pero para otros, ese momento de duda puede crear todo tipo de problemas más adelante.
“¿Cuándo fue la última vez que tuviste un orgasmo increíble?” pregunté. Sonrió y se tomó su tiempo. Por mi parte estaba claramente emocionado por lo que respondería. Tomó un largo trago de su Martini y dijo,
¿Te refieres a con ayuda, o por mi cuenta?
Pausa. Luego me contó, “creo que tuve un orgasmo hace tres años con mi ex novio. No he experimentado por mi cuenta aún. Es tan personal, ¿sabes? Siguiente pregunta, por favor…” Me miró incómoda mientras yo sonreía y tomaba un largo trago de mi propia bebida.
“¿Me trae la cuenta, por favor?,” le pedí al barman.
Okay, ahora sé que no ha tenido ella un orgasmo en mucho tiempo, o que al menos no se siente cómoda hablando del tema. En ese caso, ¿cómo se supone que yo hablaré sobre caca y gas y sus menstruaciones y todas esas cosas que nos hacen humanos?
Me alegra haber preguntado. De lo contrario, habría pasado semanas conquistándola solo para averiguar que no estaría de acuerdo con mi transparencia sobre sexo y mi odio hacia acurrucarse toda la noche.
De todos modos, no funcionó con Naomi, pero aún tengo esperanzas de encontrar una pareja que me haga una mejor persona, y que envejezca conmigo. Hasta entonces, voy a seguir hablando sobre comida, aventura y sexo.

Qué debes de tener en cuenta para enamorar después de una ruptura

Después de una ruptura quedas vulnerable sin importar cuál fue la razón. Al principio ni te imaginas ligar después de una ruptura, dejas pasar unos meses, y hasta años. Pero en algún momento te sientes solo, necesitas estar acompañado y para eso necesitas volver a la conquista.

Miles de preguntas, dudas e incertidumbre te acechan y te asaltan. ¿Qué pasará? ¿Por dónde comenzar? ¿Y si vuelve a ocurrirme lo mismo?

Tranquilo, respira profundo y sigue leyendo, a continuación te daremos unas muy útiles claves para que casi sin darte cuenta, puedas ligar después de una ruptura.

Que tener en cuenta para ligar después de una ruptura

Confía en ti mismo

Una ruptura es solo eso una ruptura, no debes asumir tu exclusivamente la responsabilidad. En una pareja las cosas se hacen de a dos, y si algo pasa es por responsabilidad de ambos. Debes trabajar mucho en tu autoestima, considerarte que eres capaz de poder ligar después de una ruptura. Y no solo eso, tú también eres lo suficientemente capaz como para llevar una pareja adelante, cuando la relación alcance otro nivel.

Quizás al principio te encuentres un poco fuera de tu elemento, pero no te olvides que la práctica hace al maestro. Y si no te das por vencido y persistes en tu búsqueda, te aseguro que lograrás tu cometido.

Deja de lado los pensamientos negativos

Seguramente ya has hecho el duelo respectivo por tu ruptura, lo que necesitas ahora es recuperar tu entrenamiento y comenzar a ligar después de una ruptura. Una buena forma de comenzar a ligar y no fracasar en el intento es dejar de lado esos pensamientos negativos que no conducen a nada, y que son totalmente inútiles.

Expresiones como: “nunca conseguiré a nadie”, “yo siempre fracaso”, “siempre me equivoco al elegir pareja”. Deben quedar DESTERRADAS de tu vocabulario y de tu vida, en esto de ligar lo único que vale es capitalizar la experiencia y pensar positivamente. De lo contrario estarás acabado antes de comenzar, y no es justamente de eso lo que se trata.

Toma el tiempo que necesites

Si vas a ligar después de una ruptura debes tomar tu tiempo y estar seguro. Hay que tener cierto olfato, equilibrio y ecuanimidad. No se trata de quedarte con el primer chico o chica que ligues, si ellos no son los adecuados. Tampoco se trata de dejar pasar la oportunidad porque no has ligado lo sufriente.

En este punto debes tener la madurez necesaria como para saber qué es lo adecuado para ti, toma tu tiempo para reflexionar y buscar en tu interior, sigue tus instintos, y verás que no te equivocas en la elección.

Como Conquistar a Una Mujer- ¿Que Quieren las Mujeres?

Cuando se trata de como conquistar a una mujer, a lo largo de los años esta ha sido una de las preguntas que más no hacemos los hombres en referencia a las mujeres, queremos entender cómo piensan y que quieren para de esa forma poder sentir que podemos conquistarlas.

Alguna vez has visto hombres que cuando están con mujeres le muestran afecto a un perro en la calle, muestran sus fotos con animales, o bebes recién nacidos y todo ese tipo de cosas.

Déjame decirte que estos hombres realmente saben que quieren y les gusta a las mujeres en un nivel superficial pero aun así logran el propósito que es terminar en una relación con ellas.

Lo que quiero decirte en este artículo es que para que tu puedas entender a las mujeres y lo que estas quieren deberás adoptar la filosofía del ejército que dice que antes de atacar es necesario conocer a tu objetivo.

La mejor forma de conocer a tu objetivo es familiarizándote con ellas más de lo que normalmente lo haces, te hago una pregunta: ¿Qué tanto sabes sobre la psicología de las mujeres, podrías escribir un libro al respecto?

Como puedes ver es importante lograr esa familiarización con las mujeres leyendo lo que ellas leen, viendo lo que ella ven y en general tratando de ir cada vez más profundo en su psicología porque te aseguro que una vez logras hacerlo vas a tener una ventaja considerable sobre los demás hombres que no tienen ni idea de esto y simplemente tratan de ser los hombres que les gustan a las mujeres y no los hombres que atraen a las mujeres.

Ahora es importante que sepas lo siguiente: lo que las mujeres realmente buscan en un hombre es una cualidad que no es difícil de conseguir para aquellos que no la poseen y es “Fuerza”.

Seguramente te preguntas que clase de fuerza?

Pues la fuerza de quien eres tú, de tu personalidad.

Ahora, si nos vamos un poco hacia el pasado remoto nos encontramos con la época de los clanes y tribus donde el hombre que mostrara más fuerza era quien ganaba un status más alto y por lo tanto era considerado atractivo para las mujeres.

Crees que esto ha cambiado desde entonces?

En realidad, analizando detalladamente el mundo en que vivimos actualmente lo que veo es un contexto diferente pero en esencia esa parte que se encuentra incrustada en los genes sigue ahí latente y es la razón por la cual vemos que las mujeres más hermosas generalmente suelen relacionarse con hombres que muestran posiciones de liderazgo, de poder o fama entre otros.

Estas personas muestran su fuerza interior y esa fuerza interior es atractiva para las mujeres porque genéticamente es para lo que están programadas a sentirse atraídas.

Antes de terminar con este articulo quiero agregar algo y es que las mujeres tienen muchas cosas por las que ellas dicen que se sienten atraídas pero recuerda lo siguiente: todo lo que una mujer dice de dientes hacia afuera hace parte de sus deseos superficiales que en ultimas no son más poderosos que su necesidad interior que es la fuerza.

Crees que cuando una mujer dice que le gusta un hombre alto, eso significa que no se dará una oportunidad con un hombre bajo?

La verdad es que si ese hombre bajo muestra su fuerza interior por medio de su confianza y seguridad en sí mismo definitivamente lograra tenerla porque pasa por encima de sus deseos superficiales que siempre son cambiantes.

Lo que quiero que sepas es que con lo que te he contado en este artículo tienes una ventaja y es que sabes que mientras que muchos hombres tratan de cumplir con los deseos superficiales de las mujeres para tratar de ser compatibles con ellas, tú en cambio te vas a concentrar en desarrollar tu fuerza interior, que no es nada diferente a una confianza poderosa para hacer lo que quieras y te propongas a hacer.

Me gustaría que me dejaras un comentario sobre este artículo que acabas de leer y también cuéntame un poco y dime cuál es tu principal frustración a la hora de saber cómo conquistar a una mujer, yo personalmente estaré contestando tus preguntas y comentarios.

Volver a recitarte

Tengo que volver a recitarte cada una de las mañanas en las que aún tengo el sinsabor de esos besos no dados, el fantasma de tus dedos recorriendo mi cuerpo, y mis labios recitan tanta poesía del dolor que me produjo nuestro adiós. Hace exactamente un año que no te veo, que ya no siento tus labios en mi hombro, y mis manos, no sienten el calor de tu espalda, mi lengua no siente la frescura de la menta de tus besos, y mis ojos, esos que tanto te gustaban, que tanto aprendieron a admirarte, ya no saben donde más buscarte. Sigo repleta de recuerdos, de nostalgias, de penas y dichas que ya no puedo compartir contigo, pues todas ellas han sido positivas desde tu partida, desde tu adiós, desde aquella mañana cubierta de gotas de lluvia, como todas mis lágrimas que cubrieron mi rostro, mi piel y tu recuerdo. 

Patrick Modiano y diez obras del Premio Nobel de Literatura 2014

Modiano nació en 1945 en Boulogne-Billancourt, en las afueras de París, hijo de un hombre de negocios y una actriz. Estudió en el Liceo Henri-IV de la capital francesa, donde tuvo como profesor de geometría a Raymond Queneau, un escritor que desempeñaría un papel decisivo en su futura carrera.

Su estreno en el mundo de la literatura se remonta a 1968 con la novela “La place de l”étoile” (“El lugar de la estrella” en español) y su último libro ha llegado a las librerías este año bajo el título de “Pour que tu ne te perdes pas dans le quartier”.

Sus obras, según el jurado, se centran en “la memoria, el olvido, la identidad y la culpa”, con París como escenario de muchos de sus libros.

Con frecuencia sus relatos se construyen sobre hechos autobiográficos o sucesos relacionados con la ocupación nazi de Francia; en ocasiones, continúa la Academia, extrae material de entrevistas, artículos de periódico o notas que ha ido acumulando durante años.

Una treintena de sus libros han sido traducidos al español, entre los que se encuentran “Dora Bruder”, la historia real de una adolescente de quince años en París que se convierte en víctima del Holocausto.

“Un pedigrí” es la obra que mejor refleja, según la Academia Sueca, sus rasgos autobiográficos.

Modiano es autor también de libros infantiles y guiones cinematográficos.

EL PESCADOR Y EL INDUSTRIAL..(YO PREFIERO SER EL PESCADOR)

El rico industrial del Norte se horrorizó cuando vio a un pescador del Sur tranquilamente recostado contra su barca y fumando una pipa.
-¿ Por qué no has salido a pescar?, le preguntó el industrial.
– Porque ya he pescado bastante por hoy, respondió el pescador.
– ¿Y por qué no pescas más de lo que necesitas?, insistió el industrial.
– ¿Y qué iba a hacer con ello?, preguntó a su vez el pescador.
– Ganarías más dinero, fue la respuesta. De ese modo podrías poner un motor a tu barca. Entonces podrías ir a aguas más profundas y pescar más peces. Entonces ganarías lo suficiente para comprarte unas redes de nylon, con las que obtendrías más peces y más dinero. Pronto ganarías para tener dos barcas, y hasta una verdadera flota. Entonces serías rico, ¡como yo!
– ¿Y qué haría entonces?, preguntó de nuevo el pescador.
– Podrías sentarte y disfrutar de la vida, respondió el industrial.
– ¿Y qué crees que estoy haciendo en este preciso momento?, respondió el satisfecho pescador.
Es más acertado conservar intacta la capacidad de disfrutar que ganar un montón de dinero.