¿Sufres de mal de amores? Te damos la receta perfecta para superarlo

Cuando un mal amor se termina, al principio nos da mucho miedo, porque a pesar de sufrir tanto, parece que es el fin del mundo. Poco después nos damos cuenta que no era el fin, era el momento para aplaudirle por haberse ido: era el principio de la felicidad. Principio del formulario Cuando se acaba una relación y se da un portazo al amor, es normal sentirse angustiado y pensar que estamos ante el fin del mundo.

¿Le pasa esto? No entre en pánico. La soledad y la tristeza pueden aparecer en su vida al principio, pero no deje que se adueñen de su vida, al revés, aproveche una ruptura para centrarse en el futuro. Por lo general, las personas no pueden salir de una relación nociva o tóxica. Suelen pelearse se dejan de hablar y luego se calman hasta que detone otro conflicto.

Así se la pasan, de discusión en discusión y se acostumbran en medio de una relación que de alguna manera no se quiere estar pero tampoco se sabe cómo salir. Siempre hay que hablar de esa lista que permite que la mente encuentre los motivos necesarios para liberarse de la relación en la que ya no se quiere estar.

Uno repite los procesos y como ya se conoce el camino se vuelve a hacer una y otra vez. Qué preguntas incluyen esa lista, por ejemplo, responda: ¿Quiero estar con esta persona? ¿Me trata bien? ¿Me grita? ¿Siento que me aprecia y muestra su cariño? ¿Me gusta como es en la cama? ¿Le interesa mi trabajo? ¿Es infiel? ¿Valora mi esfuerzo en la cocina? Uno comienza a repasar esa lista y a responder las preguntas que el cerebro afronta con razones y empieza la mente a cambiar la voluntad. A ver más claro, sin ilusiones.

Al poco tiempo uno ya dice: ¿qué hago yo aquí? Ya tiene suficiente motivos para cambiar la realidad en la que ya no se puede estar o no se quiere estar. Si no se hiciera esta lista uno empieza a olvidarse de esas condiciones importantes que no se cumplen pero que aún me hacen seguir estando allí con ganas de volver a intentar algo que ya no tiene raíz. Obviamente, se vuelve a repetir el ciclo enamoramiento, conflicto, divorcio emocional, arrepentimiento… Y así se nos pasa la vida. Tome una decisión, practique la fortaleza y escuche su voz interior, ¡hasta otra oportunidad!

Consejos para aprender a NO depender de nadie. Aprende a ser independiente

La libertad empieza por no depender de otra persona para ser feliz. Lamentablemente nos han criado con la idea de que la felicidad viene de ESA persona, tu pareja. Qué extraño que la supuesta suma de dos infelices sea FELICIDAD.

¿Alguna vez te has visto envuelto en una relación enfermiza de la cual no puedes salir? ¿Te cuesta trabajo decir NO a tus amistades o a tus familiares? Tal vez creas que es normal depender de los demás cuando son personas importantes para ti, pero dejame decirte que la codependencia no es normal. Se trata de un trastorno, lamentablemente muy común hoy en día.

El codependiente pierde la conexión con lo que siente, necesita y desea, para dedicarse a los demás. Se podría definir también como una especie de adicción a la familia o a la pareja.

Es común que el dependiente se sienta responsable por el estado de ánimo, los problemas y las conductas de los otros; generalmente cae en patrones de comportamiento disfuncionales que se vuelven repetitivos, los cuales causan frustración si no se logra el objetivo principal, que para ellos es obtener la aceptación de los demás.

¿Qué es lo que genera la codependencia?

Las personas más propensas a desarrollar este trastorno son las que vivieron reprimidas por sus padres, las que fueron víctimas de maltrato o abandono en la infancia, e incluso los que crecieron con algún pariente adicto a sustancias como el alcohol o los narcóticos.

Los síntomas de la codependencia son: 
 
● Perfeccionismo
 
● Ponen su felicidad en manos de otra persona
 
● Culpa excesiva o vergüenza tóxica (los puede llevar a paralizarse)
 
● Problemas de autoestima
 
● Obsesión por controlar la conducta de los demás (celos enfermizos)
 
● Ataques depresivos intensos y frecuentes
 
● Dificultad para mantener relaciones íntimas de manera saludable

Si tienes más de dos de estos síntomas te sugiero realizar los siguientes ajustes. Recuerda siempre que todo cambio es paulatino y lo principal es que tengas mucha paciencia.

1.- Acepta que inviertes más tiempo en pensar en la vida de otros que en tus propios intereses.

Si bien es importante pensar en las personas que amas, recuerda siempre que lo principal en tu vida siempre debes ser tú. Realiza actividades que te hagan estar en contacto contigo, por ejemplo un deporte o actividad que te apasione, como clases de cocina o baile.

2.- Confía en la responsabilidad de quienes te rodean

Deja que tus hijos y tu esposo tomen el control de su vida. Si bien siempre estarás para apoyarlos, permíteles tomar sus propias decisiones sin sentirte responsable de sus actos.

3.- Es momento de resolver tus problemas

Ha llegado el momento de enfocarte en tus propios problemas. Probablemente la razón por la que te preocupabas tanto por tu familia o tus amigos era para no pensar en tus propios problemas, pero es hora de enfrentarlos.

4.- Ponte en primer lugar

Ponte como prioridad en tu lista de pendientes. Por lo general las personas dependientes hacen primero los “favores” que otros les solicitaron, pero eso ¡se acabó! Primero están tus necesidades. Para nada me refiero a que te vuelvas egoísta, pero la realidad es que cuando tu lista de necesidades esté completa te será más fácil ayudar a otros.

5.- Busca ayuda de un especialista, de ser necesario

No se trata de que hagas todos estos cambios en soledad. Sé que puede ser complicado, así que claro que puedes pedir ayuda de un psicólogo. Recuerda que ser independiente no es estar solo. Ser independiente es controlar tu vida y tomar tus propias decisiones.

Aprende a cuidar de ti mismo. Para ser independiente es necesario reestructurar tu propia rutina y hacerte completamente responsable de tus preocupaciones; recuerda que en una relación afectiva sana lo único que podemos controlar es lo propio. 
 
Te comparto las palabras del neuropsiquiatra Fritz Perls, que te harán olvidar tu necesidad de complacer a otros:
 
Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas.
Tú no estás en este mundo para cumplir las mías.
Tú eres Tú.
Yo soy Yo.
Si en algún momento o en algún punto nos encontramos,
será maravilloso.
Si no, no puede remediarse.
 
Lo único que puedes controlar son tus acciones, no las de otros. La clave es estar en paz y en armonía contigo mismo, para contagiar esa alegría al resto. Para hacer felices a los demás hay que ser felices solos.

El hombre traiciona mucho más que la mujer. Te contamos los 8 motivos principales

Cuando hablamos de infidelidad, la experiencia nos dice que tanto las mujeres como los hombres son infieles. Sin embargo, diversos estudios han certificado que en materia de traición, los hombres están notablemente por delante de las féminas. Si bien algunos destacan el aburrimiento como una de las causas más comunes, acá te dejamos los 8 motivos principales que llevan al hombre a cometer traición.

1. El aburrimiento.

El escritor Jorge Luis Borges decía que el amor es una enfermedad que se cura con el tiempo. Si bien esto puede sonar como una reflexión literaria, aunque sin carecer de cierta ironía, lo cierto es que cuando la relación se vuelve monótona y la rutina se vuelve cansona, el hombre suele buscar algo nuevo que le restituya emoción a su vida.

Con el paso del tiempo este suele ser uno de los desafíos que debe enfrentar la pareja, siendo el hombre el más propenso a sentir la necesidad de novedad, más aún si su vida cotidiana se ha convertido en una rutina total, tanto en casa como en el trabajo. Este aburrimiento llevará al hombre a buscar una aventura.

2. Insatisfacción sexual.

La intimidad sexual satisfactoria no solo es una faceta de gran importancia en el ser humano, comparada con necesidades básicas como el sueño, comer o respirar, sino que cuando hablamos de relaciones de pareja, el hombre que se sienta sexualmente insatisfecho buscará compensación con una amante. La vida sexual de una pareja suele cambiar con la llegada de los hijos y las responsabilidades que esto conlleva.

Esto suele afectar la frecuencia y la intensidad de los encuentros. Así, al descuidarse este aspecto de la vida íntima, sea por falta de tiempo y disposición de ella, por su negativa a experimentar u otra vulnerabilidad que afecte la intimidad, lo más probable es que el hombre busque satisfacer su deseo con otra persona.

3. Problemas de comunicación.

A diferencia de las mujeres, las cuales tienen mucha más facilidad para lidiar con sus emociones y expresarlas, los hombres suelen funcionar de otra manera. Si la mujer no muestra receptividad con estos temas, y él quiere tener más sexo, hacerlo en un lugar exótico o experimentar algo nuevo que le dé más sabor a la relación, es probable que lo diga de forma indirecta, una o dos veces.

Al no manifestar con claridad lo que quiere, lo que realmente siente, es probable que se frustre y deje las cosas así. Y aunque la mujer no es culpable de una frustración que fue producida por la comunicación deficiente del hombre, este buscará hacer con otra persona lo que no puede hacer contigo.

4. Porque pueden hacerlo.

La sociedad moderna está dirigida por hombres. Por tanto, estos gozan aún de mejores posiciones y salarios, lo cual les permite tener un mayor margen de maniobra que las mujeres. Al gozar de este prestigio profesional y poder social, al hombre se le hace más sencillo engañar a sus parejas. A medida que va escalando en la pirámide social, se acostumbra al triunfo y a dominar la situación, a confirmar constantemente su éxito en el trabajo y la profesión.

Tarde o temprano, el hombre querrá llevar esta situación fuera del área laboral, y confirmar su poder estando con otras mujeres. Todo comienza cuando este empieza a ser percibido como un héroe poderoso en su trabajo, mientras su pareja lo sigue viendo como su tierno compañero.

5. Impulso sexual superior.

Investigaciones realizadas en la Texas University han demostrado que el impulso sexual de los hombres supera al de las mujeres, razón que los lleva a la cometer traición con más frecuencia. Como si esto fuera poco, los estudios consideraron la variable autocontrol, partiendo de la base de que este es igual tanto en hombres como en mujeres. Sin embargo, debido al mayor impulso sexual masculino, entre el autocontrol y el impulso sexual los hombres suelen anteponer este último.

Según los expertos, esto se explica porque el autocontrol, como conducta social, es algo reciente en el proceso evolutivo cuando se compara con el instinto sexual. En pocas palabras, un mayor impulso sexual aunado a un menor autocontrol tiene un desenlace inevitable: infidelidad.

6. Inseguridad

Muchas veces el hombre comete infidelidad a pesar de que aman a sus novias o esposas, movidos solo por sus inseguridades. Diversos estudios e infinidad de terapeutas han dado cuenta que muchas infidelidades masculinas no están relacionadas con algún tipo de insatisfacción con su pareja, a la cual siguen queriendo y hasta deseando, sino que están relacionadas con su propia inseguridad.

Así, puede que piense que su pareja, a la que quiere mucho, lo está engañando, que lo hace muy bien y que por tanto el no puede quedarse atrás; talvez su problema es que no se siente lo suficientemente exitoso con su vida, y necesita acometer este tipo de aventuras para volver a sentir la adrenalina del “conquistador”.

7. Masculinidad mal entendida.

Desde sus primeros años, los chicos asimilan ideas sobre la masculinidad que ven reiteradamente en películas y programas de televisión, e incluso en el propio seno familiar. Así, desde temprana edad se van familiarizando con los diversos prototipos de galán que aparecen en la tele, en todas sus formas y modelos y que tienen algo en común: todos son celebrados porque son conquistadores, tienen varias parejas y son unos tipos irresistibles.

Agreguemos a esta influencia, que no es moco de pavo, los comentarios que algunos familiares hacen a los niños o adolescentes con la intención de ser cariñosos: “¿Cuántas novias tiene juancito?”. El resultado: el joven asociará la masculinidad con el hecho de tener varias mujeres, y mientras más mejor.

8. Sentirse preso

Así como muchas mujeres disfrutan haciendo manualidades, charlando con sus amigas o al salir de compras, muchos hombres disfrutan de una buena jornada deportiva, salir con los amigos, ir a correr al parque, etc. Esto indica que el hombre y la mujer, antes del matrimonio, tenían una determinada vida compartiendo en ciertos espacios.

Después del casamiento, las cosas cambian y muchos hombres sienten que no podrán seguir con estas rutinas sin que se generen críticas o malos entendidos. Así, si la esposa es controladora y no le gusta que su esposo se divierta con sus amigos de vez en cuando, sentirá que no está respetando sus espacios. Con el tiempo, esta sensación de privación llevará a hombre a la infidelidad.

Razones por qué la venganza NUNCA es buena. Su peor castigo será verte feliz

Cuando albergas sentimientos de venganza y el rencor te haces más daño a ti mismo/a que a los que te hicieron daño. La falta de perdón hace que las heridas sigan abiertas y no te permiten disfrutar de tu vida ni obtener tu felicidad.

Todos sabemos qué es la venganza. Aparece cuando alguien lastima a un ser querido o a nosotros, e invade nuestro corazón con el deseo de que el agresor sienta el mismo dolor. Pasamos tiempo imaginando lo que podríamos hacer para que viva lo mismo, o incluso algo peor. Y pregunto: ¿en verdad sirve de algo?

La realidad es que en el momento en que el dolor nos lastima no pensamos con claridad. Nos vamos por lo sencillo, no necesariamente por lo correcto, y lo único que logramos es que la situación siga sin resolverse.

Estas son siete razones por las que la venganza es el peor camino que puedes tomar:

1- Es fácil pero incorrecto.

Si estamos acostumbrados a hacer el mínimo esfuerzo en todo, claro que la venganza se ve como la opción indicada: nos dejamos llevar por nuestros instintos, y ya. Pero eso no quiere decir que esté bien. ¿Qué hay de la solución? ¿De dar vuelta a la página? ¿De dar importancia a lo que realmente la merece? No dejes que tu propia mente te engañe, la venganza no es la solución.

2.- Hace que nuestras heridas permanezcan abiertas

Lo digo porque la venganza, o simplemente su planeación, nos hace pensar una y otra vez en lo ocurrido, nos provoca más dolor y así es más difícil superarlo.

3.- Saca a flote lo peor de nosotros.

En el afán de lastimar a quienes creemos responsables, llegamos a ser las personas más crueles y despiadadas que podamos imaginar, nos convertimos en una especie de monstruo que asusta y lastima a nuestros seres queridos.

4.- Multiplica el dolor

Ya no se trata sólo de lo que nos hicieron sentir, sino de lo que provocamos en los responsables y en quienes amamos, hacemos el problema más grande y no vale la pena.

5.- No cambia el pasado.

En primer lugar, por más que pienses en lo que ocurrió, hagas un plan detallado de venganza y lo lleves a cabo, no puedes volver atrás y cambiar lo que dio pie a ese sentimiento. Eso refuerza la certeza de que la venganza es inútil.

6.- No te hace mejor persona.

No porque alguien te lastime y le pagues con la misma moneda, te verás mejor o más fuerte; al contrario, mostrarás inmadurez y puede ser que las personas que amas se alejen de ti.

7.- Te impide disfrutar mejores oportunidades.

Lo digo porque la venganza es tan fuerte que nubla tu visión de las cosas y te distrae de lo que te proporciona amor y felicidad. ¿Por qué dejar ir todo lo que puede ayudarte a sanar las heridas que llevas en el corazón? La vida se trata de ser feliz, de resolver conflictos, no de encerrarte en ellos.

Cuando alguien te lastime enfócate en qué razones tuvo para hacerlo y en las cosas que te ayudarán a sentirte mejor. Apóyate en tus seres queridos y olvídate de la venganza, ésta no dará paz a tu alma ni a tu corazón. ¿No crees que es mejor liberar tu ser de rencor y dolor, y llenarlo de felicidad?

5 cosas que hacemos para impresionar a los demás causando el efecto contrario

5 cosas que hacemos para impresionar a los demás causando el efecto contrario

Una de las necesidades sociales más imperiosas que tenemos los seres humanos -en la actualidad- es la de impactar o impresionar a las personas que nos rodean. Debido a que vivimos en un mundo en donde se nos exige, frecuentemente, dar una proyección positiva acerca de nuestra persona, es que buscamos diversas formas de deslumbrar o sorprender a los individuos con los que convivimos día con día.

Ya sea en nuestro círculo familiar, profesional o de amistades, todos hemos deseado -en algún momento de nuestra vida- sobresalir y demostrar nuestro potencial. Sin duda, es probable que tú y yo, en mayor o menor medida, siendo más o menos discretas, hayamos actuado de determinada manera para llamar la atención de esa o esas personas que consideramos importantes o significativas.

Sin embargo, es importante entender que -una gran mayoría de las veces- al decidir dar una impresión impactante acerca de lo que somos, podemos caer en la fanfarronería y ridiculez. En efecto, en muchas ocasiones podemos causar una impresión negativa y poco agradable ante los ojos de los demás sino cuidamos nuestras palabras, acciones y expresiones.

Conocer cuáles son algunas de esas cosas que hacemos para impresionar a los demás causando el efecto contrario, nos ayudará a evitar malas experiencias y erróneas percepciones acerca de nosotros. Por ello, a continuación te comparto -mi estimada lectora- solo 5 de esas terribles conductas que todos deberíamos eludir sin dudarlo.

1. Nombrar a personas reconocidas y la relación que tenemos con ellas

Ésta es una de las equivocaciones más comunes que cometemos en nuestros intentos por deslumbrar a quienes nos rodean. De cierta forma, creemos que al mencionar que hemos conocido o tratado a algún famoso actor, político o cantante daremos la impresión de ser personas superiores a los demás. Desafortunadamente, llegamos a pensar que, el jactarnos de las relaciones que tenemos con este tipo de personas, nos hace hombres y mujeres más interesantes e importantes.

No obstante, lo cierto es que, con esta clase de comentarios, más allá de generar un buena impresión en la gente, daremos una imagen superflua y engreída acerca de nosotros mismos.

2. Intentar mostrar nuestra “autoridad o rango”

Dicen que lo que se ve no se juzga, sin embargo, en muchas ocasiones no comprendemos esto del todo. Por el contrario, intentamos demostrar quienes somos o la autoridad que tenemos a través de acciones déspotas y autoritarias que, más allá de hacernos quedar bien, nos proyectan como seres inseguros y poco razonables.

Ciertamente, en nuestros esfuerzos por hacernos respetar por los demás, perdemos de vista que la mayor autoridad que puede mostrar una persona es aquella que se basa en la humildad y la sencillez.

3. Hablar de las cosas que poseemos

Hacer esto, sin duda nos colocará en el gran apartado de personas materialistas que hay en la sociedad en la que vivimos. En efecto, enumerar las casas, los carros, los viajes, las cuentas bancarias, los ingresos que tenemos y demás, nos hará parecer personas insatisfechas y vacías, más que personas alegres y plenas.

Lo creamos o no, basar nuestras conversaciones en las cosas materiales que poseemos o en la cantidad de dinero que percibimos cada mes, es tan absurdo como aburrido para la gente que nos escucha.

4. Hablar de nuestros logros

Exponer ante los demás los logros académicos, profesionales o personales que hemos obtenido, es otro de los errores más frecuentes que llegamos a cometer. Creyendo que las personas pueden sentir empatía o admiración por nosotros al escuchar que hemos sido ascendidos o que hemos obtenido mención honorífica, caemos en los senderos de la presunción y la egolatría.

Resulta curioso, pero más allá de que las personas nos consideren seres confiables y verídicos -al escucharnos hablar de nuestros propios éxitos- llegan a dudar de nuestra credibilidad.

5. Hablar del efecto que creemos causar en las personas

Finalmente, es importante aclarar que decir frases como “ella me admira” “yo le gusto” “todos me adoran “o “todos me odian”, puede causar un efecto poco favorable en la perspectiva de nuestros interlocutores. Incluso, dar por sentado lo que otros creen o piensan acerca de nosotros mismos, puede resultar molesto, más que impresionante, para aquellos con quienes convivimos diariamente.

El amor NO obliga ni prohíbe. Mira cómo superar los celos antes de que sea tarde

El amor NO obliga ni prohíbe. Mira cómo superar los celos antes de que sea tarde

Nadie es dueño de nadie, es una verdad que a muchas parejas les cuesta trabajo aceptar. Es importante tomar en cuenta que toda persona es libre de actuar de la manera que mejor le parezca, que incluso en una relación cada uno es libre de actuar como le acomode para encontrar la felicidad y cumplir sus metas. Esta conducta no permite vivir la relación a plenitud, pues todo el tiempo se está pensando en que la pareja se irá.

De igual manera es complicado y cansado para la víctima estar lidiando con las dudas y la actitud controladora de la pareja. Por ello muchas relaciones en las que hay celos excesivos y enfermizos, pueden llegar a destruirse. El sufrimiento que trae esta conducta, los pensamientos ilógicos y los delirios pueden afectar seriamente la vida de ambas partes, por ello es importante hacer un alto y buscar ayuda para superarlo.

¿Has notado que tu conducta es exageradamente controladora? ¿Te provoca ansiedad no saber cada movimiento de tu pareja? ¿Sientes que los celos te controlan? Hoy te invito a seguir estos consejos que pueden ayudarte a superar esa conducta que sólo traerá sufrimiento y dolor a tu relación.

1. Confianza ante todo.

El amor no obliga ni prohíbe

Es importante mantener comunicación abierta y asertiva, expresar nuestra opinión y escuchar a la pareja, pues de esa manera se pueden evitar malentendidos que fracturen la confianza. Pero no hay que olvidar la confianza en uno mismo; dejar de compararse con otros es esencial para tener una relación sana y buena autoimagen. Cuando no se cuida la autoestima es muy complicado superar el miedo a perder a la pareja ante otra persona “más interesante” o “mejor”.

Si respetas su privacidad, le otorgas tu confianza y dejas de pensar lo peor de cada situación, serás capaz de vencer esas conductas enfermizas y posesivas.

2. Ninguno tiene derecho a prohibir.

El amor no obliga ni prohíbe

Ambos son individuos con derecho a elegir sus pasatiempos, ir a donde les guste, actuar o vestirse como les dé la gana, e incluso a convivir con quien mejor les parezca. Estar en relación no debe ser impedimento para que cada uno realice actividades que disfruten y, por supuesto, nadie tiene derecho a prohibir o limitar al otro. Tratar de controlar al otro puede traer serias consecuencias, entre ellas la separación.

3. Supera el miedo al abandono.

El amor no obliga ni prohíbe

Busca el origen de tus inseguridades en pareja, no permitas que el miedo controle tus acciones; las actitudes de control alejarán a esa persona especial y te arrepentirás de haber actuado de esa manera. Supera esa ansiedad hablando con tu pareja, quítate esas dudas y busca ayuda profesional si es necesario. La ansiedad y el miedo al abandono suelen ser respuestas a una situación que genera tristeza e inseguridad, y que muchas veces es inconsciente.

4. Escucha la voz de la razón.

El amor no obliga ni prohíbe

La angustia y la infelicidad generadas por los celos enfermizos se convierten en barrera de comunicación entre la pareja. Es importante que pongas atención a los pensamientos insanos, que te hacen dudar de la lealtad o el amor de tu pareja, pues la mayoría son reflejos de tu miedo a perder a esa persona especial. Desarrolla un pensamiento objetivo y busca la estabilidad emocional a través de la comunicación con ella. No dejes que los delirios y los celos enfermizos destruyan la relación.

5. Trabaja en tu seguridad.

El amor no obliga ni prohíbe

Para aumentar tu confianza y autoestima te propongo hacer una lista con todas tus cualidades, te será de gran ayuda sentarte con tu pareja y hacerla juntos. Escuchar todas las cualidades que ve en ti tendrá impacto positivo en tu autoimagen, además te hará tener más confianza en ella. Cuando sientas que la ansiedad y la desesperación se apoderan de ti, respira profundo y repasa tu lista de cualidades, esto te hará recordar lo mucho que importas a esa persona. Siéntete valioso y merecedor del amor que te da, porque te lo has ganado y nadie te lo quitará. ¡Ten confianza en ti y en tu pareja!

6. Tu pareja no es tu propiedad.

El amor no obliga ni prohíbe

Vive tu relación con el concepto de que cada quien es dueño de sus acciones, de su vida y de su tiempo, pero con la convicción de que siempre serán leales el uno al otro, aunque no estén juntos todo el tiempo. Una vez que entiendas que el amor es libre de ataduras, mutuo, y que busca apoyar la realización del otro, entonces podrás superar esos complejos que no te dejan vivir tranquilo.

Los celos sólo traerán sufrimiento a tu vida. No guíes tu conducta por esas ganas insanas de controlar cada movimiento de tu pareja, porque nadie es dueño de las decisiones ajenas y para tener una relación plena, es necesario entender que el amor no obliga ni prohíbe.

frassesdeamorplus.com agradece tu visita a nuestra web de esta manera nos ayudas a permanecer nuestro sitio online tambien te invitamos seguirnos en nuestras redes sociales ¡Feliz Semana Santa!.

¿Si gustó la publicación? ¡Compártela con tus Amigos!

El obstáculo número uno de los nuevos meditadores

El desafío número uno que aborda cada meditador nuevo está haciendo la meditación un hábito diario.
Puede ser un desafío, pero es crucial para el viaje.
Cortesia pixabay
Cómo mantener una mente sana es similar a cómo mantener un sistema inmunológico saludable. Todos los días una buena dieta y hacer algún tipo de ejercicio físico para mantener mi cuerpo sano. Hago esto para ser proactivos en caso me enfermo. ¿Que realmente le gusta ser paralizado en la cama con la gripe?
Medito todos los días para ser proactivos en caso situaciones ocurren que causa el estrés, ansiedad o alguna emoción abrumadora. Prepararme para ese momento por lo que puedo paso a la emoción o el pensamiento y pensar con claridad. Me preparo para que yo no no se enganchan con esa emoción o pensamiento instintivamente.
La palabra instintivamente es clave aquí. ¿Cuando hay tiempo para pensar si queremos conseguir destacar desde un pensamiento que causa estrés? Allí no es. Naturalmente lo hacemos, ¿cómo hacer que vuelva a conectar nuestras mentes? Practicando todos los días.
Durante mi práctica de meditación de atención plena, hay un ciclo repetido. Surge un pensamiento, mi mente vaga, reconozco hevagado, y vuelvo mi atención a la respiración. Es este hacia atrás y hacia adelante que construye mi músculo esté presente. Yo estoy entrenando mi mente no comprometerse con mis pensamientos y emociones en una situación relajada para ese momento único.
Ese momento cuando me di cuenta me olvide de pagar mis impuestos a tiempo. Un solo momento cuando alguien corta me durante la conducción. Ese momento cuando veo en la foto de alguien en Instagram en la playa en Islas Turks y Caicos, mientras estoy en el trabajoen reuniones.
También estoy averiguando que un creciente número de nuevos meditadores medita sólo cuando están estresados o sentir al borde de un ataque de ansiedad. Es como si el llamado Sr. Miyagi para que le enseñe cómo lanzar un puñetazo por teléfono mientras que él está en medio de una pelea de Karate Kid. Es necesario entrenar todos los días, así que usted puede manejar la situación naturalmente y con gracia.
Cortesia writeups.org

Si te encuentras en esta categoría o empezando, os suplico a meditar todos los días al grado que su horario permite.

Es mejor meditar 5 minutos por día luego de una hora o dos una vezpor semana.
Aquí hay tres cosas que usted puede hacer para asegurarse de que su parte de su rutina.
Establecer un lugar y tiempo constante. Mantener dos almohadas al lado de la cama y me les azote primera cosa cada mañana. Siempremedito cuando me levanto de la cama antes de ponerse en el correo electrónico y redes sociales.
Prepararse para la meditación. Reflexiono sobre mi motivación parameditar antes de hecho medito cada vez. Escribí más sobre eso aquí.
Encontrar a alguien para mantenerte responsable. Es importante tener un amigo o la comunidad a mantenerse en camino cuando usted desviarse. Este fue grande para .

Qué esperas

Qué esperas de un hombre que no respeta ni obedece a su madre,
que no ayuda y defiende a su hermana,
que no valora y cuida a sus amigas,
que esperas…
que esperas de una mujer que no escucha el consejo de su padre,
que no cela el amor de sus hermanos,
que no enseña a sus amigos el lado tierno y sensible de la vida,
que esperas…
Que esperan, el amor es bueno si sabes ver más lejos y sobre las apariencias, el amor no es superficial y lo que una persona no es ni consigo mismo, no lo será con nadie más.


¿Por qué no dejarnos llevar por lo que sentimos?

Estoy cansado de relaciones a medias, de pláticas aburridas, de amores rápidos, de condiciones entre parejas, ¿por qué no estar juntos y ser libres?, es decir, porque alguien no decide tomar riesgos con otra persona, sin condiciones, sin discusiones, simplemente, estar unidos, confiar y poder ser todo lo que desean, dos personas que cumplen sus metas, que entregan su tiempo a lo que aman y a su vez, se entregan tiempo entre sí.

¿Por qué no dejarnos llevar por lo que sentimos?, estamos tan programados al fracaso y a las decepciones que cuando algo bueno nos puede pasar, lo tiramos y pasamos de ello, no nos detenemos a experimentarlo, ¿y qué importa si fracasamos?, estamos destinados a eso, pero nadie nos explica que entre fracaso y fracaso, que entre lección y lección, siempre hay algo bueno, que entre cada decepción amorosa que tenemos pasa por nuestra vida alguien increíble, pero no nos detenemos a observar, a disfrutar, tomamos lo que necesitamos de la persona y lo dejamos, seguimos y culpamos al destino por amores tan rápidos y hay que estar muy loco para estar conforme con ello.

Deberíamos hacerlo, dejarnos llevar, dejar que esas relaciones den frutos, de amar sin condición, de poder disfrutar cada momento que una persona nos pueda dar, pero estar con personas que deseen estar, que no quieran marcharse después de ver todo en ti, alguien que en verdad decida quedarse, así sean años, pero que hagan de ellos los mejores, porque estamos hartos de amores fugaces, vacíos, aquellos que nos dejan sin nada.


Aprendí que a quien amas no le mientes

Un día te maldije y maldije el haberme enamorado de ti. Deseé nunca haberte conocido y me arrepentí de todas las ocasiones en que te di una “segunda oportunidad”. Sin saber que el tener una relación contigo me daría la mejor lección de mi vida: el aprender lo que no es el amor.

Gracias, porque aprendí que cuando se ama no se lastima. No se trata de dar mil oportunidades cada vez que cometes un error, sino de saber medir tus acciones, de meditar antes si lo que harás está bien o no, si afectará a tu pareja y a tu relación y de ser así, es mejor evitarlas.
Entendí que no debemos juzgar duro los defectos, ni tratar de cambiar a la persona, pues precisamente fue su esencia la que te enamoró. Lo viví contigo, intentaste hacerme una nueva persona, creaste un molde perfecto a tu conveniencia y sin saberlo fui encajando en él. Me fuiste quitando gustos y agregando otros, me “convenciste” de que me gustaran y cumpliera caprichos tuyos. Y claro, lo hice porque te amaba.

Me fui alejando de mis amigos, de mis pasatiempos, hiciste que te convirtiera en mi mundo para después dejarme sin nada, mientras tú salías con tus amigos y te divertías. Y fue como aprendí que a la pareja se le debe dar su tiempo y espacio. Ambos deben continuar con las vidas que tenían antes, sin egoísmos.

Aprendí que a quien amas no le mientes, no le lloras y suplicas para que te perdone, cuando ya van varias veces que cometes el mismo error, y sabes de antemano que lo volverás a hacer. Tampoco manipulas las situaciones para quedar bien ante la gente, aún cuando ya hayan descubierto tu engaño. Pues es mucho mejor reconocer el error que mentir, pues cuando las mentiras se descubren duelen peor.

Aprendí a no crear sueños basados en simples ilusiones, en argumentos sin fundamento. Pues mientras yo hacía planes a futuro contigo, por tu mente pasaban miles de cosas que podías lograr sin mi.

Gracias a ti aprendí que a la persona que amas debes darle seguridad, no dudas, ni miedos. Debe saber que cuenta contigo, que la apoyas, pero sobre todo, demostrárselo con hechos, no sólo con palabras.

Finalmente, después de mucho tiempo de estar separados y de un par más de experiencias amorosas, me di cuenta que contigo aprendí todo lo que necesitaba saber. Fuiste mi lección humana. Me enseñaste lo que no es el amor. Pues hay una diferencia muy grande entre tener una relación y pasársela bien sin realmente estar comprometidos y el estar profundamente enamorados, sentir el amor de verdad.
Gracias por todo eso que aprendí, pues hoy ya puedo diferenciar el amor, del simple cariño.

Hoy estoy viviendo una experiencia nueva y única. Estoy amando de verdad y me siento como un niño pequeño con esa ilusión inocente pero mágica. El amor es un sentimiento indescriptible y maravilloso. Y me doy cuenta que cuando en verdad amas ni siquiera te dan ganas de voltear a ver a otra persona, ni mentirle, engañarle, mucho menos jugar con sus sentimientos y lastimarla, pues al dañar a esa persona, nos hacemos daño a nosotros mismos.

Gracias por prepararme para lo que venía, por hacerme sufrir para después disfrutar a lo grande. Gracias por enseñarme lo que no debo hacer en una relación. Y de todo corazón deseo que un día realmente llegues a amar y descubras que eso es lo más bello que te puede pasar.

-Colaboración de nuestro amigo Izrael Soria.