5 cosas que hacemos para impresionar a los demás causando el efecto contrario

5 cosas que hacemos para impresionar a los demás causando el efecto contrario

Una de las necesidades sociales más imperiosas que tenemos los seres humanos -en la actualidad- es la de impactar o impresionar a las personas que nos rodean. Debido a que vivimos en un mundo en donde se nos exige, frecuentemente, dar una proyección positiva acerca de nuestra persona, es que buscamos diversas formas de deslumbrar o sorprender a los individuos con los que convivimos día con día.

Ya sea en nuestro círculo familiar, profesional o de amistades, todos hemos deseado -en algún momento de nuestra vida- sobresalir y demostrar nuestro potencial. Sin duda, es probable que tú y yo, en mayor o menor medida, siendo más o menos discretas, hayamos actuado de determinada manera para llamar la atención de esa o esas personas que consideramos importantes o significativas.

Sin embargo, es importante entender que -una gran mayoría de las veces- al decidir dar una impresión impactante acerca de lo que somos, podemos caer en la fanfarronería y ridiculez. En efecto, en muchas ocasiones podemos causar una impresión negativa y poco agradable ante los ojos de los demás sino cuidamos nuestras palabras, acciones y expresiones.

Conocer cuáles son algunas de esas cosas que hacemos para impresionar a los demás causando el efecto contrario, nos ayudará a evitar malas experiencias y erróneas percepciones acerca de nosotros. Por ello, a continuación te comparto -mi estimada lectora- solo 5 de esas terribles conductas que todos deberíamos eludir sin dudarlo.

1. Nombrar a personas reconocidas y la relación que tenemos con ellas

Ésta es una de las equivocaciones más comunes que cometemos en nuestros intentos por deslumbrar a quienes nos rodean. De cierta forma, creemos que al mencionar que hemos conocido o tratado a algún famoso actor, político o cantante daremos la impresión de ser personas superiores a los demás. Desafortunadamente, llegamos a pensar que, el jactarnos de las relaciones que tenemos con este tipo de personas, nos hace hombres y mujeres más interesantes e importantes.

No obstante, lo cierto es que, con esta clase de comentarios, más allá de generar un buena impresión en la gente, daremos una imagen superflua y engreída acerca de nosotros mismos.

2. Intentar mostrar nuestra “autoridad o rango”

Dicen que lo que se ve no se juzga, sin embargo, en muchas ocasiones no comprendemos esto del todo. Por el contrario, intentamos demostrar quienes somos o la autoridad que tenemos a través de acciones déspotas y autoritarias que, más allá de hacernos quedar bien, nos proyectan como seres inseguros y poco razonables.

Ciertamente, en nuestros esfuerzos por hacernos respetar por los demás, perdemos de vista que la mayor autoridad que puede mostrar una persona es aquella que se basa en la humildad y la sencillez.

3. Hablar de las cosas que poseemos

Hacer esto, sin duda nos colocará en el gran apartado de personas materialistas que hay en la sociedad en la que vivimos. En efecto, enumerar las casas, los carros, los viajes, las cuentas bancarias, los ingresos que tenemos y demás, nos hará parecer personas insatisfechas y vacías, más que personas alegres y plenas.

Lo creamos o no, basar nuestras conversaciones en las cosas materiales que poseemos o en la cantidad de dinero que percibimos cada mes, es tan absurdo como aburrido para la gente que nos escucha.

4. Hablar de nuestros logros

Exponer ante los demás los logros académicos, profesionales o personales que hemos obtenido, es otro de los errores más frecuentes que llegamos a cometer. Creyendo que las personas pueden sentir empatía o admiración por nosotros al escuchar que hemos sido ascendidos o que hemos obtenido mención honorífica, caemos en los senderos de la presunción y la egolatría.

Resulta curioso, pero más allá de que las personas nos consideren seres confiables y verídicos -al escucharnos hablar de nuestros propios éxitos- llegan a dudar de nuestra credibilidad.

5. Hablar del efecto que creemos causar en las personas

Finalmente, es importante aclarar que decir frases como “ella me admira” “yo le gusto” “todos me adoran “o “todos me odian”, puede causar un efecto poco favorable en la perspectiva de nuestros interlocutores. Incluso, dar por sentado lo que otros creen o piensan acerca de nosotros mismos, puede resultar molesto, más que impresionante, para aquellos con quienes convivimos diariamente.

El amor NO obliga ni prohíbe. Mira cómo superar los celos antes de que sea tarde

El amor NO obliga ni prohíbe. Mira cómo superar los celos antes de que sea tarde

Nadie es dueño de nadie, es una verdad que a muchas parejas les cuesta trabajo aceptar. Es importante tomar en cuenta que toda persona es libre de actuar de la manera que mejor le parezca, que incluso en una relación cada uno es libre de actuar como le acomode para encontrar la felicidad y cumplir sus metas. Esta conducta no permite vivir la relación a plenitud, pues todo el tiempo se está pensando en que la pareja se irá.

De igual manera es complicado y cansado para la víctima estar lidiando con las dudas y la actitud controladora de la pareja. Por ello muchas relaciones en las que hay celos excesivos y enfermizos, pueden llegar a destruirse. El sufrimiento que trae esta conducta, los pensamientos ilógicos y los delirios pueden afectar seriamente la vida de ambas partes, por ello es importante hacer un alto y buscar ayuda para superarlo.

¿Has notado que tu conducta es exageradamente controladora? ¿Te provoca ansiedad no saber cada movimiento de tu pareja? ¿Sientes que los celos te controlan? Hoy te invito a seguir estos consejos que pueden ayudarte a superar esa conducta que sólo traerá sufrimiento y dolor a tu relación.

1. Confianza ante todo.

El amor no obliga ni prohíbe

Es importante mantener comunicación abierta y asertiva, expresar nuestra opinión y escuchar a la pareja, pues de esa manera se pueden evitar malentendidos que fracturen la confianza. Pero no hay que olvidar la confianza en uno mismo; dejar de compararse con otros es esencial para tener una relación sana y buena autoimagen. Cuando no se cuida la autoestima es muy complicado superar el miedo a perder a la pareja ante otra persona “más interesante” o “mejor”.

Si respetas su privacidad, le otorgas tu confianza y dejas de pensar lo peor de cada situación, serás capaz de vencer esas conductas enfermizas y posesivas.

2. Ninguno tiene derecho a prohibir.

El amor no obliga ni prohíbe

Ambos son individuos con derecho a elegir sus pasatiempos, ir a donde les guste, actuar o vestirse como les dé la gana, e incluso a convivir con quien mejor les parezca. Estar en relación no debe ser impedimento para que cada uno realice actividades que disfruten y, por supuesto, nadie tiene derecho a prohibir o limitar al otro. Tratar de controlar al otro puede traer serias consecuencias, entre ellas la separación.

3. Supera el miedo al abandono.

El amor no obliga ni prohíbe

Busca el origen de tus inseguridades en pareja, no permitas que el miedo controle tus acciones; las actitudes de control alejarán a esa persona especial y te arrepentirás de haber actuado de esa manera. Supera esa ansiedad hablando con tu pareja, quítate esas dudas y busca ayuda profesional si es necesario. La ansiedad y el miedo al abandono suelen ser respuestas a una situación que genera tristeza e inseguridad, y que muchas veces es inconsciente.

4. Escucha la voz de la razón.

El amor no obliga ni prohíbe

La angustia y la infelicidad generadas por los celos enfermizos se convierten en barrera de comunicación entre la pareja. Es importante que pongas atención a los pensamientos insanos, que te hacen dudar de la lealtad o el amor de tu pareja, pues la mayoría son reflejos de tu miedo a perder a esa persona especial. Desarrolla un pensamiento objetivo y busca la estabilidad emocional a través de la comunicación con ella. No dejes que los delirios y los celos enfermizos destruyan la relación.

5. Trabaja en tu seguridad.

El amor no obliga ni prohíbe

Para aumentar tu confianza y autoestima te propongo hacer una lista con todas tus cualidades, te será de gran ayuda sentarte con tu pareja y hacerla juntos. Escuchar todas las cualidades que ve en ti tendrá impacto positivo en tu autoimagen, además te hará tener más confianza en ella. Cuando sientas que la ansiedad y la desesperación se apoderan de ti, respira profundo y repasa tu lista de cualidades, esto te hará recordar lo mucho que importas a esa persona. Siéntete valioso y merecedor del amor que te da, porque te lo has ganado y nadie te lo quitará. ¡Ten confianza en ti y en tu pareja!

6. Tu pareja no es tu propiedad.

El amor no obliga ni prohíbe

Vive tu relación con el concepto de que cada quien es dueño de sus acciones, de su vida y de su tiempo, pero con la convicción de que siempre serán leales el uno al otro, aunque no estén juntos todo el tiempo. Una vez que entiendas que el amor es libre de ataduras, mutuo, y que busca apoyar la realización del otro, entonces podrás superar esos complejos que no te dejan vivir tranquilo.

Los celos sólo traerán sufrimiento a tu vida. No guíes tu conducta por esas ganas insanas de controlar cada movimiento de tu pareja, porque nadie es dueño de las decisiones ajenas y para tener una relación plena, es necesario entender que el amor no obliga ni prohíbe.

frassesdeamorplus.com agradece tu visita a nuestra web de esta manera nos ayudas a permanecer nuestro sitio online tambien te invitamos seguirnos en nuestras redes sociales ¡Feliz Semana Santa!.

¿Si gustó la publicación? ¡Compártela con tus Amigos!

El obstáculo número uno de los nuevos meditadores

El desafío número uno que aborda cada meditador nuevo está haciendo la meditación un hábito diario.
Puede ser un desafío, pero es crucial para el viaje.
Cortesia pixabay
Cómo mantener una mente sana es similar a cómo mantener un sistema inmunológico saludable. Todos los días una buena dieta y hacer algún tipo de ejercicio físico para mantener mi cuerpo sano. Hago esto para ser proactivos en caso me enfermo. ¿Que realmente le gusta ser paralizado en la cama con la gripe?
Medito todos los días para ser proactivos en caso situaciones ocurren que causa el estrés, ansiedad o alguna emoción abrumadora. Prepararme para ese momento por lo que puedo paso a la emoción o el pensamiento y pensar con claridad. Me preparo para que yo no no se enganchan con esa emoción o pensamiento instintivamente.
La palabra instintivamente es clave aquí. ¿Cuando hay tiempo para pensar si queremos conseguir destacar desde un pensamiento que causa estrés? Allí no es. Naturalmente lo hacemos, ¿cómo hacer que vuelva a conectar nuestras mentes? Practicando todos los días.
Durante mi práctica de meditación de atención plena, hay un ciclo repetido. Surge un pensamiento, mi mente vaga, reconozco hevagado, y vuelvo mi atención a la respiración. Es este hacia atrás y hacia adelante que construye mi músculo esté presente. Yo estoy entrenando mi mente no comprometerse con mis pensamientos y emociones en una situación relajada para ese momento único.
Ese momento cuando me di cuenta me olvide de pagar mis impuestos a tiempo. Un solo momento cuando alguien corta me durante la conducción. Ese momento cuando veo en la foto de alguien en Instagram en la playa en Islas Turks y Caicos, mientras estoy en el trabajoen reuniones.
También estoy averiguando que un creciente número de nuevos meditadores medita sólo cuando están estresados o sentir al borde de un ataque de ansiedad. Es como si el llamado Sr. Miyagi para que le enseñe cómo lanzar un puñetazo por teléfono mientras que él está en medio de una pelea de Karate Kid. Es necesario entrenar todos los días, así que usted puede manejar la situación naturalmente y con gracia.
Cortesia writeups.org

Si te encuentras en esta categoría o empezando, os suplico a meditar todos los días al grado que su horario permite.

Es mejor meditar 5 minutos por día luego de una hora o dos una vezpor semana.
Aquí hay tres cosas que usted puede hacer para asegurarse de que su parte de su rutina.
Establecer un lugar y tiempo constante. Mantener dos almohadas al lado de la cama y me les azote primera cosa cada mañana. Siempremedito cuando me levanto de la cama antes de ponerse en el correo electrónico y redes sociales.
Prepararse para la meditación. Reflexiono sobre mi motivación parameditar antes de hecho medito cada vez. Escribí más sobre eso aquí.
Encontrar a alguien para mantenerte responsable. Es importante tener un amigo o la comunidad a mantenerse en camino cuando usted desviarse. Este fue grande para .

Qué esperas

Qué esperas de un hombre que no respeta ni obedece a su madre,
que no ayuda y defiende a su hermana,
que no valora y cuida a sus amigas,
que esperas…
que esperas de una mujer que no escucha el consejo de su padre,
que no cela el amor de sus hermanos,
que no enseña a sus amigos el lado tierno y sensible de la vida,
que esperas…
Que esperan, el amor es bueno si sabes ver más lejos y sobre las apariencias, el amor no es superficial y lo que una persona no es ni consigo mismo, no lo será con nadie más.


¿Por qué no dejarnos llevar por lo que sentimos?

Estoy cansado de relaciones a medias, de pláticas aburridas, de amores rápidos, de condiciones entre parejas, ¿por qué no estar juntos y ser libres?, es decir, porque alguien no decide tomar riesgos con otra persona, sin condiciones, sin discusiones, simplemente, estar unidos, confiar y poder ser todo lo que desean, dos personas que cumplen sus metas, que entregan su tiempo a lo que aman y a su vez, se entregan tiempo entre sí.

¿Por qué no dejarnos llevar por lo que sentimos?, estamos tan programados al fracaso y a las decepciones que cuando algo bueno nos puede pasar, lo tiramos y pasamos de ello, no nos detenemos a experimentarlo, ¿y qué importa si fracasamos?, estamos destinados a eso, pero nadie nos explica que entre fracaso y fracaso, que entre lección y lección, siempre hay algo bueno, que entre cada decepción amorosa que tenemos pasa por nuestra vida alguien increíble, pero no nos detenemos a observar, a disfrutar, tomamos lo que necesitamos de la persona y lo dejamos, seguimos y culpamos al destino por amores tan rápidos y hay que estar muy loco para estar conforme con ello.

Deberíamos hacerlo, dejarnos llevar, dejar que esas relaciones den frutos, de amar sin condición, de poder disfrutar cada momento que una persona nos pueda dar, pero estar con personas que deseen estar, que no quieran marcharse después de ver todo en ti, alguien que en verdad decida quedarse, así sean años, pero que hagan de ellos los mejores, porque estamos hartos de amores fugaces, vacíos, aquellos que nos dejan sin nada.


Aprendí que a quien amas no le mientes

Un día te maldije y maldije el haberme enamorado de ti. Deseé nunca haberte conocido y me arrepentí de todas las ocasiones en que te di una “segunda oportunidad”. Sin saber que el tener una relación contigo me daría la mejor lección de mi vida: el aprender lo que no es el amor.

Gracias, porque aprendí que cuando se ama no se lastima. No se trata de dar mil oportunidades cada vez que cometes un error, sino de saber medir tus acciones, de meditar antes si lo que harás está bien o no, si afectará a tu pareja y a tu relación y de ser así, es mejor evitarlas.
Entendí que no debemos juzgar duro los defectos, ni tratar de cambiar a la persona, pues precisamente fue su esencia la que te enamoró. Lo viví contigo, intentaste hacerme una nueva persona, creaste un molde perfecto a tu conveniencia y sin saberlo fui encajando en él. Me fuiste quitando gustos y agregando otros, me “convenciste” de que me gustaran y cumpliera caprichos tuyos. Y claro, lo hice porque te amaba.

Me fui alejando de mis amigos, de mis pasatiempos, hiciste que te convirtiera en mi mundo para después dejarme sin nada, mientras tú salías con tus amigos y te divertías. Y fue como aprendí que a la pareja se le debe dar su tiempo y espacio. Ambos deben continuar con las vidas que tenían antes, sin egoísmos.

Aprendí que a quien amas no le mientes, no le lloras y suplicas para que te perdone, cuando ya van varias veces que cometes el mismo error, y sabes de antemano que lo volverás a hacer. Tampoco manipulas las situaciones para quedar bien ante la gente, aún cuando ya hayan descubierto tu engaño. Pues es mucho mejor reconocer el error que mentir, pues cuando las mentiras se descubren duelen peor.

Aprendí a no crear sueños basados en simples ilusiones, en argumentos sin fundamento. Pues mientras yo hacía planes a futuro contigo, por tu mente pasaban miles de cosas que podías lograr sin mi.

Gracias a ti aprendí que a la persona que amas debes darle seguridad, no dudas, ni miedos. Debe saber que cuenta contigo, que la apoyas, pero sobre todo, demostrárselo con hechos, no sólo con palabras.

Finalmente, después de mucho tiempo de estar separados y de un par más de experiencias amorosas, me di cuenta que contigo aprendí todo lo que necesitaba saber. Fuiste mi lección humana. Me enseñaste lo que no es el amor. Pues hay una diferencia muy grande entre tener una relación y pasársela bien sin realmente estar comprometidos y el estar profundamente enamorados, sentir el amor de verdad.
Gracias por todo eso que aprendí, pues hoy ya puedo diferenciar el amor, del simple cariño.

Hoy estoy viviendo una experiencia nueva y única. Estoy amando de verdad y me siento como un niño pequeño con esa ilusión inocente pero mágica. El amor es un sentimiento indescriptible y maravilloso. Y me doy cuenta que cuando en verdad amas ni siquiera te dan ganas de voltear a ver a otra persona, ni mentirle, engañarle, mucho menos jugar con sus sentimientos y lastimarla, pues al dañar a esa persona, nos hacemos daño a nosotros mismos.

Gracias por prepararme para lo que venía, por hacerme sufrir para después disfrutar a lo grande. Gracias por enseñarme lo que no debo hacer en una relación. Y de todo corazón deseo que un día realmente llegues a amar y descubras que eso es lo más bello que te puede pasar.

-Colaboración de nuestro amigo Izrael Soria.

9 acciones de una mujer “poco cariñosa” que dicen más que un “te quiero”


Las acciones dicen más que las palabras y estas son algunas formas en las que una mujer poco cariñosa demuestra su amor.

Para demostrarle a una persona cuanto la quieres muchas veces no es necesario decirlo con palabaras, muchas veces las acciones hablan por sí mismas y comunican más que un “te quiero”.

Las mujeres “poco cariñosas” muestran su cariño o amor de formas diferentes a las del resto, pero muchas veces sus acciones dicen más. Les cuesta mucho confíar en el resto y cuando empieza a sentir algo importante por alguien lo van incluyendo en su vida de maneras profundas que muchas veces ellos no notan.

Estas son algunas maneras en las que una mujer “dura” muestra cuanto quiere a la persona con la que sale:

Te cuenta sus secretos. Poco a poco ha ido abriéndose y ha podido contarte sus más profundos secretos, esos que nadie sabe y que solo comparte contigo. Inluso sabes esas cosas que la “averguenzan” y que nadie más conoce.

Te habla de sus miedos más ocultos. Le diste la confianza para poder ser ella misma y por eso es que te ha contado las cosas a las que más teme, incluso si son tonterías o cosas totalmente relevantes para ella. Si le tiene miedo a la oscuridad, a la muerte o a los grillos, tú lo sabes.

Recorre contigo sitios de su infancia donde fue feliz y que eran (y son) sus lugares favoritos. Te ha llevado a los lugares donde pasó la mayor parte de su vida o espacios dónde tuvo historias increíbles. Te ha contado lo que hacía en su parque favorito y te ha revelado historias increíbles de su infancia en lugares especiales.

Camina contigo y comparte el café. Han caminado largas horas conversando de temas triviales, ríendo y analizando las cosas más profundas de la vida. Lo que puede ser solo un paseo, para ella ha sido compartir su tiempo, algo valioso. Incluso han ido a tomar café en sus lugares favoritos, lo que en su lenguaje quiere decir que te has convertido en su persona favorita.

Te invita a hacer con ella sus actividades favoritas. Te ha incluído en sus actividades favoritas, te ha llevado a los sitios donde suele desconectarse de la rutina y te ha hecho parte de su mundo. A hacerlo te demuestra lo mucho que le importas.

Se muestra vulnerable contigo y lo sabes porque cuando te cuenta algo que le duele voltea la cara y evita las miradas. Puedes notar cómo sus ojos se apagan cuando te cuenta algo que le ha dolido o la ha marcado de alguna forma, pero aunque sea algo que aún puede no superar te lo cuenta, se permite mostrarse vulnerable contigo, algo que solo podría hacer con alguien que realmente le interesa.

Te presenta a la gente que más quiere. Poco a pocoa te ha ido presentando a sus amigas, su familia, su círculo cercano, incluso cuando aún no los conozcas te habla de ellos como si los conocieras para que cuando llegue el momento entiendas lo importante que son en su vida.

Te pide consejos y ayuda cuando lo necesita. Aún cuando sea algo sin importancia, te ha empezado a contar sus problemas y pide tus consejos o ayuda, incluso cuando sepa que no puedes ayudarla, lo hace porque confía en ti.

Te cuenta sobre sus gustos más esconidos. Ya sabes cuáles son sus artistas favoritos, sus libros preferidos, los autores que más admira, las canciones que podría repetir días enteros y las series de las que es fan.

Años de educación y aún no sabemos amarnos a nosotros mismos

Suspenso. No apto. Hiperactivo. Baja motivación. Desafiante. Son muchas, muchísimas las etiquetas que reciben los niños a lo largo de su educación escolar y muy pocas las miradas que se detienen a comprender qué emoción se esconde detrás de cada alumno difícil. 
Resulta curioso cómo desde desde escenarios como la empresa o la política se valora ya a la Inteligencia Emocional como algo imprescindible y vertebrador para todo profesional, mientras que las Instituciones Educativas, cojas en este aspecto, no contemplan la Inteligencia Emocional como una competencia a potenciar.
El peso de las competencias cognitivas siguen siendo algo esencial para el sistema académico. Las emociones, por su parte, se ven como ese aspecto “tabú” que es mejor restringir al ámbito privado, a la soledad de cada niño en su delicado intento por conocerse a sí mismo en un mundo cada vez más complejo.
Una educación que forma mentes pero no personas
Los niños y adolescentes de ahora son hábiles estrategas en las nuevas tecnologías. Los emoticonos en sus mensajes de texto son muchas veces su único acercamiento al mundo de las emociones. Pero, cuando se alejan de los dispositivos móviles, son incapaces de gestionar o prevenir situaciones como por ejemplo, el bullying.
Begoña Ibarrola, psicóloga e investigadora, nos indica que en aquellos centros que han integrado la Inteligencia Emocional en las aulas y en el currículum escolar, las conductas de acoso han desaparecido y el rendimiento académico ha mejorado de forma notable. Resulta esperanzador, no hay duda.

Si nos preguntamos ahora la razón por la cual no se da el paso a esta transformación tan necesaria en nuestra educación, hemos de detenernos en estos aspectos para reflexionar unos minutos:
El diseño curricular está determinado en muchos casos por una tendencia política que pauta el tipo de plan de estudio que considera más adecuado.
El peso de lo cognitivo sigue muy arraigado en nuestro sistema escolar a pesar de que teorías como “las inteligencias múltiples de Gardner”, nos hablan de la clara necesidad de trabajar la Inteligencia Emocional en los niños de forma temprana.
Hemos de tener en cuenta, además, que todo cambio a nivel institucional requiere tiempo. Se necesita de una clara concienciación social, porque invertir en emociones es invertir en convivencia, es aprender a ser más aptos en relaciones humanas, en respeto y en ese cambio de enfoque donde se deje a un lado la necesidad de educar niños perfectos para formar personas felices.

Eduquemos niños únicos, no alumnos iguales
En una sociedad cambiante como la actual y con una altísima competencia profesional, no nos sirve de mucho formar alumnos iguales, especialistas en las mismas materias. Es necesario primar el valor humano, el potenciar las capacidades naturales del niño para que por sí mismo descubra qué es lo mejor de él y lo ofrezca al mundo para que “sea único”.
Un aspecto a tener en cuenta es que muchas veces dejamos caer sobre las instituciones académicas todo el peso de la educación de un niño. Es un enfoque equivocado: todos somos agentes educadores, siendo la familia ese escenario esencial e idóneo que hemos de tener muy en cuenta.
La familia, primer escenario en Inteligencia Emocional
Desde el ámbito de las neurociencias nos lo dejan bien claro: el contexto emocional y facilitador en el que crezca un niño en sus primeros años de vida, determinará en buena parte su desarrollo posterior e incluso su personalidad.
El reconocimiento, la reciprocidad el apego seguro y la comunicación emocional son hilos de equilibrio que permitirán al niño crecer en libertad y madurez.
Si deseas dar al mundo un niño capaz de respetar a los demás, de escuchar y de usar el afecto por encima de la agresión, sirve de modelo. Cuida de tus palabras, de tus juicios y tus acciones, sé el mejor ejemplo.
La escuela, un microcosmos del escenario social
La escuela será para el niño un claro ejemplo de ese mundo al que habrá de enfrentarse el día de mañana. Las relaciones con sus iguales y con las figuras de autoridad (los maestros y profesores) le servirán para adquirir nuevas e importantes competencias.
En los centros donde se aplican ya hábitos y herramientas emocionalmente saludables, nos demuestran que los niños son muy receptivos a este tipo de conocimientos.
Los integran en el día a día porque ven que les funciona, que son estrategias útiles con las que mejorar sus relaciones y ser más asertivos a la hora de prevenir agresiones o entablar amistades.
La Inteligencia Emocional se convierte en un hábito capaz de optimizar su forma de aprender, de canalizar la ansiedad o los nervios. Todo ello propicia que sus resultados académicos sean mejores y de que su personalidad, sea mucho más segura. Un dato realmente alentador.

10 Pasos para no ser una persona aburrida

10 Sencillos pasos para que lo cambies
Una artista y blogger, Jessica Hagy, cree que cada persona puede ser interesante y la mediocridad es el destino de los vagos. Ella lo demuestra en su libro “Cómo ser interesante (En 10 simples pasos)”, lleno de diagramas y consejos probados por su experiencia personal para aquellos que quieren desarrollar la creatividad, aprender a asumir riesgos y confiar en sí mismos.

Frases de Amor Plus te ofrece los consejos del libro de Hagy que te pueden servir tanto en el trabajo como en tu vida diaria.

1. Explora

Explora nuevas ideas, lugares y opiniones. Escucharse sólo a sí mismo es el destino de las personas insoportablemente aburridas.
  • Desconéctate
Sin mapa, puedes descubrir lugares que no aparecen en él. Al apagar el móvil, puedes hablar con alguien que te encuentres durante el camino. Pasa por alto lo que se está publicando en las redes sociales para asomarte a tu interior. Los aparatos te unen a un mundo bien conocido. Apagarlo te permitirá sumergirte en lo desconocido.
  • Tómate unas vacaciones cada día
Aunque sean por poco tiempo. Disfruta de un paseo por la ciudad de madrugada. Tira una carta en un buzón desconocido. Lee una revista que alguien haya dejado en la parada de autobús. Camina bajo la lluvia. Pídete chocolate caliente en una cafetería que te resulte desconocida. Utiliza cualquier momento que tengas libre.
  • No dejes de preguntarte por qué
Muchos padres no pueden soportar que sus hijos vivan en un mundo lleno de preguntas. ¿Por qué? Porque… ¿Por qué? Porque… ¿Por qué? Porque… Y otra vez, y otra vez. Pero prúebalo contigo mismo. Te sorprenderá cómo detrás de un simple “por qué“, encontrarás un interesantísimo ”porque…”

2. Comparte tus hallazgos

Sé generoso. No todo el mundo puede acompañarte. Permíteles vivir la misma aventura que tú.
  • Toma la iniciativa
No esperes a mañana. Dilo y hazlo enseguida, ahora. Ve allí dónde debes estar. No esperes la invitación, invita por tu cuenta. No aguardes al lado del teléfono, llama. Difunde la palabra. Haz clic en el botón. Compra tus entradas y disfruta del espectáculo.
  • Cuéntalo, aunque sea evidente (para ti)
Lo que tú sabes, para otros puede ser todo un misterio. Algo que para ti es tan viejo como el mundo, para alguien puede ser una idea fresca. Para ti, la tarea es simple, para otros, un obstáculo insuperable. Tu mente está llena de tesoros que nadie más puede ver. Sácalos a la luz. Cuando compartes tus ideas, no desaparecen. Por el contrario, solamente se multiplican.
  • Sé un puente para la conexión y no el punto final
No te limites a hablar. No te limites a escuchar. Ayuda a la gente a conocerse. Ayuda a los desconocidos. Comparte lo que sabes. Así, la idea crece como una bola de nieve y, finalmente, se convierte en un evento. Sé aquel núcleo alrededor del cual se crea toda la comunidad.

3. Haz algo. Cualquier cosa

Baila. Escribe. Construye. Comunícate. Juega. Ayuda. Crea. No importa lo que hagas, si estás haciendo algo. Сlaro que, por si acaso, esto no se aplica a sentarse y quejarse.
  • Elige, cualquier opción
¿Tú no decides a qué dedicar el día de hoy? ¿Con tu vida? ¿Con tu carrera profesional? Para ser sincero, esto no importa. Desmenuza incluso los planes mejor diseñados. Moverse con indecisión de una variante a otra es la mejor manera de no hacer nada en toda tu vida. Lanza una moneda. Gira la botella. Confía en tu intuición. !Y adelante!
  • Vacía la papelera
No todas las cosas vale la pena hacerlas. No necesariamente todos los trabajos desagradables deben realizarse. Evita las cosas que te hacen daño. Si hay algo que no se pueda evitar (lavar la ropa o rellenar tu declaración de Hacienda), dedícate a ello con placer y, al terminar, sácalo de tu cabeza. Libera espacio para aquello que realmente te importa. Y realmente te es interesante.
  • Marca tu territorio
Cualquier cosa que hagas, ama tu trabajo. Acéptalo. Perfecciónate en él. Domínalo. Es la única manera de combinar esa sensación de libertad con la de seguridad.

4. Acepta tus peculiaridades

En el mundo no hay gente “normal”. Cada uno tiene sus propias características y puntos de vista inherentes sólamente en él. No los ocultes a los demás, justo esto es lo que te hará ser una persona interesante.
  • Sé tú mismo en presencia de otros
Saliendo de casa, sigue siendo tú mismo. Sé tú mismo en el trabajo. Lleva con orgullo tu personalidad. No censures tus habilidades. No ocultes tus propias características únicas. Para destacar, es necesario tener personalidad. Sólo el que no la oculta de los demás sigue siendo él mismo.
  • Deja de sentirte culpable
No hay nada malo en ser único. No hay nada malo en ser diferente a los demás. No es necesario pedir disculpas por el hecho de que seas una persona interesante.
  • Aumenta el valor de tus peculiaridades
Lo que te hace interesante, es un valor añadido. Sólo tú eres capaz de expresar lo que conoces, hacer lo que haces y saber lo que sabes. Y no necesitas un gran nicho, sólo un poco de tierra para izar tu bandera.

5. Vive con conciencia

Si los demás te importan poco, poco le importarás tú a los demás.
  • Gasta el dinero en lo adecuado
¿A quién le pagas tú? ¿Quién te paga a ti? ¿Con qué personas y empresas estás relacionado? ¿Estás de acuerdo con sus políticas, sus prácticas y comportamientos? ¿Te parecen bien? Si no, siempre puedes hacer que cambie algo empezando a gastar dinero en otras cosas.
  • Aspira al máximo
Pregúntate a ti mismo: ¿es lo mejor de lo posible? Si no es así, ¿qué es lo mejor? Y trata de conseguir lo mejor.
  • Ponlo todo en orden
A lo más importante, asígnale la más alta prioridad. Todo lo demás se organizará por sí mismo.

6. Sé más sencillo

El ego es una piedra en el camino de las ideas. Si tu arrogancia es más elevada que tu experiencia, la gente te va a evitar.
  • Imagina cuánto no sabes
Todo lo que algún día aprenderás, será sólo un grano microscópico de arena en comparación con el gran vasto universo de información. Deja que este hecho aleccionador te calme.
  • No todo el mundo necesita lo que tú tienes
Tu mayor logro, por muy impresionante que te pueda parecer, para otro puede ser una pesadilla. Tu activo más valioso para alguien puede ser un trasto sin estilo. ¡Presume con cuidado!
  • Piensa en la suerte que tienes
¿Te mereces lo que tienes? Tal vez, en parte. ¿Y lo que no tienes? Probablemente, no. Reconoce el papel que en nuestro mundo desempeñan las coincidencias,casualidades, procesos del sistema (y la suerte, por supuesto).

7. Prueba

Prueba. Pon en práctica nuevas ideas. Haz algo inusual. No crecerás hasta que salgas de tu zona de confort.
  • Reconoce tus deseos
Denegar un sueño significa matarlo de raíz. No te sientas culpable por anhelar algo. No hay nada malo en desear algo. Guarda tu culpabilidad para los casos en los que no te das una oportunidad siquiera para intentarlo.
  • Cruza tus límites
Si no has estado en algún lugar, eso no significa que no te gustará. Si algo no forma parte de tus obligaciones, eso no quiere decir que no lo puedas hacer. Sólo tú decides en qué liga juegas.
  • Adéntrate en los casos difíciles
Ten en cuenta que los obstáculos asustarán a la mayoría de tus competidores. Además, por lo general, la solución de los problemas más difíciles, al final conlleva la mayor satisfacción.

8. Ponte en tu propio carril

No vale la pena hacer lo que ya hacen todos. Este tren se fue sin ti. Inventa algo propio y así te seguirán quienes te admiren.
  • Cuélate en el nicho
Cuanto más estrecho es el nicho, menos espacio queda para los imitadores. Si quieres ser interesante, dedícate a algo especial y no ordinario.
  • No busques lo que encuentras por todas partes
Si algo se encuentra por todas partes, no es necesariamente digno de elogio o participación.
  • Hazte visible
Para tener éxito, no es necesario llegar a ser mundialmente conocido ni tener mucho dinero. Simplemente, tienes que hacer aquello que se te da mejor.

9. Sé valiente

Para tener una opinión propia y seguir un camino único, necesitas tener coraje. Si tú no tienes el valor suficiente, estás condenándote a sentarte al lado del microondas para hablar con los demás sobre aquellos que lo tienen en abundancia.
  • Lidera un motín
Si de repente te das cuenta de que estás trabajando en algo sin sentido o infructuoso, detente inmediatamente. No luches por aquello que, para ti, carece de valor. Te sorprenderás de la cantidad de gente que apoyará tu protesta.
  • Evita a los que están por encima
Una autoridad en tu vida puede tender a coartar, restringir y limitar tu libertad y creatividad. Aléjate de ellos en la medida de lo posible.
  • No temas confrontaciones
Tú no quieres molestar. No te gusta levantar las olas. No te atreves a pedir lo que necesitas. Pero tendrás que superarte a ti mismo.

10. No prestes atención a los que te regañan

Ser aburrido es seguro. Si te vuelves más interesante, vas a oír a menudo lo enojado que algunos estarán pidiéndote que te comportes “como se debe“. Los que te regañan, también, ”podrían“, “quisieran”, ”lo habrían hecho.” Pero no lo hicieron. Su furia es porque les saca de sus casillas que estés listo para la aventura.
  • No te infravalores
¿Una pequeña voz desagradable en tu cabeza te critica y humilla? Haz que se calle con tus acciones, que probarán que estaba equivocada. Advertencia: esto puede llevar años.
  • Aprende de todos
Tú puedes aprender cómo no hay que vivir de aquellos que, amargadamente, se enfrentan a ti. Puedes aprender cómo hay que vivir de la gente que amas y el respeto. Considera todo esto un estudio científico sobre las peculiaridades del comportamiento humano.
  • No confudas la burla con la crítica
Sólo es constructivo aquello que puede utilizarse para mejorar uno mismo.
Fuente Forbes

Señales físicas de que te están mintiendo

1. Un hombre admite sus errores. Un niño se excusa por ellos.
2. Un hombre respeta tus tiempos. Un niño deja que sus impulsos lo controlen.
3. Un hombre te escucha y entiende. Un niño solo es capaz de entender su propia perspectiva.
4. Un hombre te respeta no importa en qué circunstancia. Un niño te respeta cuando quiere algo a cambio.
5. Un hombre hace lo que sea necesario para proveer. Un niño inventa excusas para justificar que no puede hacerlo.
6. Un hombre se prepara para el futuro. Un niño vive el momento.
7. Un hombre busca ganarse el respeto de tu familia. Un niño busca ganarse la popularidad de la gente que lo rodea.
8. Un hombre posee integridad. Un niño hace promesas que sabe que no puede cumplir.
9. Un hombre es capaz de entender y asumir un compromiso. Un niño intentará zafarse si algo se pone difícil.
10. Un hombre respetará siempre a sus propios padres. Un niño los culpará de algunos de sus problemas.
11. Un hombre busca más que sólo belleza. Un niño busca belleza para poder presumir.
12. Un hombre querrá hacerte feliz. Un niño estará pendiente siempre de su propio bienestar.
¿Te gustó esta publicación? ¡Compártela!