¡Bailemos juntos lo que nos queda de vida!

¡Bailemos juntos lo que nos queda de vida! 
Para disfrutarla más y aburrirnos menos.
¡Yo bailo donde tú decidas! 
En la arena o bajo la lluvia, al despertar o cuando salga la luna. 
Y si quieres lento, para saborear el tiempo
o si quieres rápido, para alborotar los miedos.
Podemos bailar los días, para no hacernos viejos y bailar las noches, para soñar despiertos.
Porque mientras bailes conmigo de aquí en adelante, no me importa que vengan tormentas o días deslumbrantes… sé que bailando las olas saldremos triunfantes!