5 cosas que hacemos para impresionar a los demás causando el efecto contrario

5 cosas que hacemos para impresionar a los demás causando el efecto contrario

Una de las necesidades sociales más imperiosas que tenemos los seres humanos -en la actualidad- es la de impactar o impresionar a las personas que nos rodean. Debido a que vivimos en un mundo en donde se nos exige, frecuentemente, dar una proyección positiva acerca de nuestra persona, es que buscamos diversas formas de deslumbrar o sorprender a los individuos con los que convivimos día con día.

Ya sea en nuestro círculo familiar, profesional o de amistades, todos hemos deseado -en algún momento de nuestra vida- sobresalir y demostrar nuestro potencial. Sin duda, es probable que tú y yo, en mayor o menor medida, siendo más o menos discretas, hayamos actuado de determinada manera para llamar la atención de esa o esas personas que consideramos importantes o significativas.

Sin embargo, es importante entender que -una gran mayoría de las veces- al decidir dar una impresión impactante acerca de lo que somos, podemos caer en la fanfarronería y ridiculez. En efecto, en muchas ocasiones podemos causar una impresión negativa y poco agradable ante los ojos de los demás sino cuidamos nuestras palabras, acciones y expresiones.

Conocer cuáles son algunas de esas cosas que hacemos para impresionar a los demás causando el efecto contrario, nos ayudará a evitar malas experiencias y erróneas percepciones acerca de nosotros. Por ello, a continuación te comparto -mi estimada lectora- solo 5 de esas terribles conductas que todos deberíamos eludir sin dudarlo.

1. Nombrar a personas reconocidas y la relación que tenemos con ellas

Ésta es una de las equivocaciones más comunes que cometemos en nuestros intentos por deslumbrar a quienes nos rodean. De cierta forma, creemos que al mencionar que hemos conocido o tratado a algún famoso actor, político o cantante daremos la impresión de ser personas superiores a los demás. Desafortunadamente, llegamos a pensar que, el jactarnos de las relaciones que tenemos con este tipo de personas, nos hace hombres y mujeres más interesantes e importantes.

No obstante, lo cierto es que, con esta clase de comentarios, más allá de generar un buena impresión en la gente, daremos una imagen superflua y engreída acerca de nosotros mismos.

2. Intentar mostrar nuestra “autoridad o rango”

Dicen que lo que se ve no se juzga, sin embargo, en muchas ocasiones no comprendemos esto del todo. Por el contrario, intentamos demostrar quienes somos o la autoridad que tenemos a través de acciones déspotas y autoritarias que, más allá de hacernos quedar bien, nos proyectan como seres inseguros y poco razonables.

Ciertamente, en nuestros esfuerzos por hacernos respetar por los demás, perdemos de vista que la mayor autoridad que puede mostrar una persona es aquella que se basa en la humildad y la sencillez.

3. Hablar de las cosas que poseemos

Hacer esto, sin duda nos colocará en el gran apartado de personas materialistas que hay en la sociedad en la que vivimos. En efecto, enumerar las casas, los carros, los viajes, las cuentas bancarias, los ingresos que tenemos y demás, nos hará parecer personas insatisfechas y vacías, más que personas alegres y plenas.

Lo creamos o no, basar nuestras conversaciones en las cosas materiales que poseemos o en la cantidad de dinero que percibimos cada mes, es tan absurdo como aburrido para la gente que nos escucha.

4. Hablar de nuestros logros

Exponer ante los demás los logros académicos, profesionales o personales que hemos obtenido, es otro de los errores más frecuentes que llegamos a cometer. Creyendo que las personas pueden sentir empatía o admiración por nosotros al escuchar que hemos sido ascendidos o que hemos obtenido mención honorífica, caemos en los senderos de la presunción y la egolatría.

Resulta curioso, pero más allá de que las personas nos consideren seres confiables y verídicos -al escucharnos hablar de nuestros propios éxitos- llegan a dudar de nuestra credibilidad.

5. Hablar del efecto que creemos causar en las personas

Finalmente, es importante aclarar que decir frases como “ella me admira” “yo le gusto” “todos me adoran “o “todos me odian”, puede causar un efecto poco favorable en la perspectiva de nuestros interlocutores. Incluso, dar por sentado lo que otros creen o piensan acerca de nosotros mismos, puede resultar molesto, más que impresionante, para aquellos con quienes convivimos diariamente.

El amor NO obliga ni prohíbe. Mira cómo superar los celos antes de que sea tarde

El amor NO obliga ni prohíbe. Mira cómo superar los celos antes de que sea tarde

Nadie es dueño de nadie, es una verdad que a muchas parejas les cuesta trabajo aceptar. Es importante tomar en cuenta que toda persona es libre de actuar de la manera que mejor le parezca, que incluso en una relación cada uno es libre de actuar como le acomode para encontrar la felicidad y cumplir sus metas. Esta conducta no permite vivir la relación a plenitud, pues todo el tiempo se está pensando en que la pareja se irá.

De igual manera es complicado y cansado para la víctima estar lidiando con las dudas y la actitud controladora de la pareja. Por ello muchas relaciones en las que hay celos excesivos y enfermizos, pueden llegar a destruirse. El sufrimiento que trae esta conducta, los pensamientos ilógicos y los delirios pueden afectar seriamente la vida de ambas partes, por ello es importante hacer un alto y buscar ayuda para superarlo.

¿Has notado que tu conducta es exageradamente controladora? ¿Te provoca ansiedad no saber cada movimiento de tu pareja? ¿Sientes que los celos te controlan? Hoy te invito a seguir estos consejos que pueden ayudarte a superar esa conducta que sólo traerá sufrimiento y dolor a tu relación.

1. Confianza ante todo.

El amor no obliga ni prohíbe

Es importante mantener comunicación abierta y asertiva, expresar nuestra opinión y escuchar a la pareja, pues de esa manera se pueden evitar malentendidos que fracturen la confianza. Pero no hay que olvidar la confianza en uno mismo; dejar de compararse con otros es esencial para tener una relación sana y buena autoimagen. Cuando no se cuida la autoestima es muy complicado superar el miedo a perder a la pareja ante otra persona “más interesante” o “mejor”.

Si respetas su privacidad, le otorgas tu confianza y dejas de pensar lo peor de cada situación, serás capaz de vencer esas conductas enfermizas y posesivas.

2. Ninguno tiene derecho a prohibir.

El amor no obliga ni prohíbe

Ambos son individuos con derecho a elegir sus pasatiempos, ir a donde les guste, actuar o vestirse como les dé la gana, e incluso a convivir con quien mejor les parezca. Estar en relación no debe ser impedimento para que cada uno realice actividades que disfruten y, por supuesto, nadie tiene derecho a prohibir o limitar al otro. Tratar de controlar al otro puede traer serias consecuencias, entre ellas la separación.

3. Supera el miedo al abandono.

El amor no obliga ni prohíbe

Busca el origen de tus inseguridades en pareja, no permitas que el miedo controle tus acciones; las actitudes de control alejarán a esa persona especial y te arrepentirás de haber actuado de esa manera. Supera esa ansiedad hablando con tu pareja, quítate esas dudas y busca ayuda profesional si es necesario. La ansiedad y el miedo al abandono suelen ser respuestas a una situación que genera tristeza e inseguridad, y que muchas veces es inconsciente.

4. Escucha la voz de la razón.

El amor no obliga ni prohíbe

La angustia y la infelicidad generadas por los celos enfermizos se convierten en barrera de comunicación entre la pareja. Es importante que pongas atención a los pensamientos insanos, que te hacen dudar de la lealtad o el amor de tu pareja, pues la mayoría son reflejos de tu miedo a perder a esa persona especial. Desarrolla un pensamiento objetivo y busca la estabilidad emocional a través de la comunicación con ella. No dejes que los delirios y los celos enfermizos destruyan la relación.

5. Trabaja en tu seguridad.

El amor no obliga ni prohíbe

Para aumentar tu confianza y autoestima te propongo hacer una lista con todas tus cualidades, te será de gran ayuda sentarte con tu pareja y hacerla juntos. Escuchar todas las cualidades que ve en ti tendrá impacto positivo en tu autoimagen, además te hará tener más confianza en ella. Cuando sientas que la ansiedad y la desesperación se apoderan de ti, respira profundo y repasa tu lista de cualidades, esto te hará recordar lo mucho que importas a esa persona. Siéntete valioso y merecedor del amor que te da, porque te lo has ganado y nadie te lo quitará. ¡Ten confianza en ti y en tu pareja!

6. Tu pareja no es tu propiedad.

El amor no obliga ni prohíbe

Vive tu relación con el concepto de que cada quien es dueño de sus acciones, de su vida y de su tiempo, pero con la convicción de que siempre serán leales el uno al otro, aunque no estén juntos todo el tiempo. Una vez que entiendas que el amor es libre de ataduras, mutuo, y que busca apoyar la realización del otro, entonces podrás superar esos complejos que no te dejan vivir tranquilo.

Los celos sólo traerán sufrimiento a tu vida. No guíes tu conducta por esas ganas insanas de controlar cada movimiento de tu pareja, porque nadie es dueño de las decisiones ajenas y para tener una relación plena, es necesario entender que el amor no obliga ni prohíbe.

frassesdeamorplus.com agradece tu visita a nuestra web de esta manera nos ayudas a permanecer nuestro sitio online tambien te invitamos seguirnos en nuestras redes sociales ¡Feliz Semana Santa!.

¿Si gustó la publicación? ¡Compártela con tus Amigos!

El obstáculo número uno de los nuevos meditadores

El desafío número uno que aborda cada meditador nuevo está haciendo la meditación un hábito diario.
Puede ser un desafío, pero es crucial para el viaje.
Cortesia pixabay
Cómo mantener una mente sana es similar a cómo mantener un sistema inmunológico saludable. Todos los días una buena dieta y hacer algún tipo de ejercicio físico para mantener mi cuerpo sano. Hago esto para ser proactivos en caso me enfermo. ¿Que realmente le gusta ser paralizado en la cama con la gripe?
Medito todos los días para ser proactivos en caso situaciones ocurren que causa el estrés, ansiedad o alguna emoción abrumadora. Prepararme para ese momento por lo que puedo paso a la emoción o el pensamiento y pensar con claridad. Me preparo para que yo no no se enganchan con esa emoción o pensamiento instintivamente.
La palabra instintivamente es clave aquí. ¿Cuando hay tiempo para pensar si queremos conseguir destacar desde un pensamiento que causa estrés? Allí no es. Naturalmente lo hacemos, ¿cómo hacer que vuelva a conectar nuestras mentes? Practicando todos los días.
Durante mi práctica de meditación de atención plena, hay un ciclo repetido. Surge un pensamiento, mi mente vaga, reconozco hevagado, y vuelvo mi atención a la respiración. Es este hacia atrás y hacia adelante que construye mi músculo esté presente. Yo estoy entrenando mi mente no comprometerse con mis pensamientos y emociones en una situación relajada para ese momento único.
Ese momento cuando me di cuenta me olvide de pagar mis impuestos a tiempo. Un solo momento cuando alguien corta me durante la conducción. Ese momento cuando veo en la foto de alguien en Instagram en la playa en Islas Turks y Caicos, mientras estoy en el trabajoen reuniones.
También estoy averiguando que un creciente número de nuevos meditadores medita sólo cuando están estresados o sentir al borde de un ataque de ansiedad. Es como si el llamado Sr. Miyagi para que le enseñe cómo lanzar un puñetazo por teléfono mientras que él está en medio de una pelea de Karate Kid. Es necesario entrenar todos los días, así que usted puede manejar la situación naturalmente y con gracia.
Cortesia writeups.org

Si te encuentras en esta categoría o empezando, os suplico a meditar todos los días al grado que su horario permite.

Es mejor meditar 5 minutos por día luego de una hora o dos una vezpor semana.
Aquí hay tres cosas que usted puede hacer para asegurarse de que su parte de su rutina.
Establecer un lugar y tiempo constante. Mantener dos almohadas al lado de la cama y me les azote primera cosa cada mañana. Siempremedito cuando me levanto de la cama antes de ponerse en el correo electrónico y redes sociales.
Prepararse para la meditación. Reflexiono sobre mi motivación parameditar antes de hecho medito cada vez. Escribí más sobre eso aquí.
Encontrar a alguien para mantenerte responsable. Es importante tener un amigo o la comunidad a mantenerse en camino cuando usted desviarse. Este fue grande para .

Me he enamorado profundamente y he decidido amarla.

Me he enamorado profundamente y he decidido amarla.

Me he enamorado, de su sonrisa, porque su sonrisa es todo y nada importa mientras ella sonría cada día.

Tiene la mejor sonrisa del mundo.
Cuando sonríe todo encaja, todo es mejor. Mi corazón se acelera pero la calma aparece.

Cuando sonríe, es como poner la última pieza del rompecabezas y sentirte feliz porque todo ha ensamblado de manera perfecta.

Su alegría es tan perfecta, que llena de armonía el espacio donde se encuentra.

Su risa, ¡oh Dios!, su risa es tan contagiosa, realmente lo es, es tan no se (ruidosa) que me encanta.

Me he enamorado de sus berrinches, de cuando me aprieta la mano al caminar y recarga su cabeza en mi hombro dando un disimulado beso en mi brazo, porque sólo yo sé que es cuando se siente cómoda, feliz y tranquila, diciendo muy a su modo: ‘te amo que no quiero perder esto’. Es ahí cuando debo decirle que la amo más que nunca.

Me he enamorado de su inteligencia y de lo terca que se pone a veces, incluso de cuando calla dando la razón (cosa poco probable que acepte, pero sucede), con esa sonrisa tímida y aniñada.

Me he enamorado de sus abrazos tan calidos y sinceros, que siempre echo de menos en aquellas noches de cielo estrellado. Me he enamorado de cuando sale enberrinchada de casa diciendo “me veo horrible, estoy fea”, y no dejo de verla, pues entre más lo dice más hermosa la veo. Me he enamorado de lo bueno y no tan bueno. De sus ganas de estar conmigo, pero también de su orgullo y ceños fruncidos, porque no todo es luz, pero aún en obscuridad no deja de ser ella.

Me encanta verla cuando inquietamente busca morderme, jalarme el cabello o los bellos, sabiendo que me molesta pero aún así no me molesto, porque me encanta verla sonreír.

Me he enamorado de su escencia, de su autenticidad, de como hace que algo tan común se vuelva diferente en ella.

Me he enamorado, de sus ‘cállate’ cuando empiezo a retarla y contradecirla. Me he enamorado de cuando sonríe suavemente con todas esas cosas que le escribo, me gusta su forma de cuidarme, aunque me gusta más cuando es ella la que se siente cuidada a mi lado.

Me he enamorado de sus besos, que no importa que me haya dado mil toda la noche, siempre quiero más. Justo ahora quiero besarla.

Me he enamorado de ella, no seleccionaré lo bueno ni lo malo, sino a ella. Porque ella es eso, es todo y a medias no quiero nada.

La forma en que mira, lo es todo. Con una mirada puede decir mucho. En su mirada, se puede ver la verdad y disipar la duda.

No es un ser perfecto, pero sus defectos, son mi complemento.

Cada línea, cada borde, es perfecto para mi; es complemento de mi alma habitada entre mi cuerpo y la magia al sentirla. Esa forma tan única que nos conecta. Que nos hace uno, entre miradas perdidas y alientos agitados.

Es hermosa y es perfecta para mi. No sabría describirla, pero al sentirla puedo escribir en ella cada letra, en cada parte, que su erizada piel esconde.

Hubiera hecho lo que fuera necesario

Hubiera hecho lo que fuera necesario, con tal de cambiar cada una de tus lágrimas, por espontáneas sonrisas.
Hubiera recorrido tantos kilómetros como ganas de abrazarte, echándole un pulso a cualquier distancia caprichosa que quisiera interponerse entre los dos.
Hubiera librado cualquier batalla, incluso una de esas en las que prácticamente has perdido antes de comenzar, para estar cerca de ti.
Hubiera perseguido mil y un sueños, los más absurdos e improbables que pudieras imaginar, sin dudarlo ni un segundo, sólo por ir de tu mano.
Hubiera derribado cualquier imposible, cualquier barrera u obstáculo que se interpusiera en tu camino, o, al menos, lo hubiera intentado.
Te hubiera cuidado como nadie, procurando que nada pudiera hacerte daño, y estando siempre ahí para levantarte del suelo las veces que tuviera que hacerlo.
Hubiera confiado plenamente en ti, más que tú incluso, demostrándote, cada día, que eres increíble, y que puedes conseguir todo aquello que te propongas.
Hubiera sido esa persona que nunca falla, ni siquiera esas veces que tendría motivos para hacerlo, esa a la que siempre podrías llamar, dando igual la hora, el lugar o el problema.
Hubiera apostado por ti, en todo momento, sin tener en cuenta las probabilidades, o, en el peor de los casos, aún teniéndolas todas en contra.
Hubiera empleado cada fracción de tiempo en hacerte sentir especial, en buscar tu felicidad, en mostrarte todas las cosas maravillosas que llevas dentro y que, por alguna razón, nunca fuiste capaz de ver.
Hubiera plantado cara a tus miedos, a tus inseguridades y temores más profundos, no para ahuyentarlos, sino para ayudarte a enfrentarlos, a vencerlos, a ganar, juntos.
Te hubiera dado tanta libertad como necesitaras, tanto espacio como pidieras, tanto tiempo como fuera necesario, sin preguntas, sin exigir explicaciones, sin juzgar.
Hubiera esperado más tiempo del que puedas contar en un reloj, sólo por estar contigo, por mirarte a los ojos, por decirte tantas cosas, sin apenas decir nada.
Hubiera parado el mundo, sólo por escucharte un minuto más.
Hubiera roto cada regla, cada límite y frontera.
Hubiera dado lo mejor.
Hubiera dado todo.