Aquí reposan toda las promesas que no cumpliste conmigo.


No le temo al enemigo que me ataca si no al falso amigo que me abraza.

Cuando una persona te decepciona, aunque la perdonas nada vuelve a ser como antes.

La pareja perfecta es la que vuelve a intentarlo y luchan por estar juntos.